La avenida de Elvas tendrá un paso de peatones a la altura de Las Moreras

Los vecinos de Las Moreras suelen atravesar la avenida sin llegar a los pasos de peatones. :: C.MORENO/
Los vecinos de Las Moreras suelen atravesar la avenida sin llegar a los pasos de peatones. :: C.MORENO

Los vecinos de este barrio llevan años asumiendo el riesgo de cruzar por la mediana para llegar a los colegios y supermercados

MIRIAM F. RUA

Un paso de peatones es una obra que suena sencilla pero a los vecinos de la barriada de Las Moreras les ha costado 20 años conseguirlo y muchas protestas. El Ayuntamiento ya ha aprobado el gasto –27.000 euros– para hacer un nuevo paso de cebra en la avenida de Elvas. Estará justo a la altura de la calle Juan Uña Gómez, la entrada y salida natural de este barrio de la margen derecha.

La previsión del Consistorio es que las obras puedan empezar esta misma semana. En cualquier caso, no podrán demorarse mucho ya que la actuación está financiada con el remanente de 2016 y esto obliga a tenerla terminada antes de que finalice el año.

Los vecinos tienen una alegría contenida. «Estoy sorprendida y también desconfiada porque la obra se aprobó en pleno en octubre del 2015 y desde entonces no se ha hecho nada», manifiesta María José Elías, vecina de Las Moreras. «Estamos aquí desde hace 22 años y nos está costando mucho trabajo algo tan simple como un paso de cebra», añade.

La imagen de los residentes de este barrio atravesando la avenida de Elvas por la mediana es una estampa común pese al riesgo que conlleva, dado que como reconoce el propio Ayuntamiento, se trata de una vía rápida con gran densidad de tráfico.

Los pasos de peatones más cercanos que tienen estos vecinos para llegar al otro lado de la avenida están cada uno a unos 400 metros. Son los que están pintados justo antes de la rotonda del hotel Río y en el cruce del antiguo Vivero.

60.000 euros para obligar a los coches a ir más despacio

El Ayuntamiento ha sacado a concurso por 60.000 euros –que se pagarán con el remanente del año pasado– la compra y colocación de bandas reductoras de velocidad. Se pretende instalar estos obstáculos que obligan a los conductores a aminorar la velocidad en vías de gran longitud y en las proximidades de los colegios. En cualquier caso, la ubicación exacta de las bandas aún no se sabe. El Ayuntamiento dice que una vez que esté adjudicado el contrato se pedirá un informe a la Policía Local para que sus técnicos determinen dónde se necesitan. Las que sobren, añaden, se guardarán para reponer las que se deterioren.

El Consistorio es conocedor de esta práctica. Sabe que «las personas con menor movilidad y las que regresan cargadas de las compras optan por el cruce de la vía rápida por un lugar inadecuado sin paso peatonal, exponiendo constantemente su integridad física por peligro de atropello».

Precisamente, el cruce a la altura del barrio de las Moreras es el camino más recto para acceder a los colegios Juan Vázquez, San Fernando o el seminario San Atón, así como a los supermercados que están al otro lado de la avenida.

Para atender esta realidad, la solución prevista por el Ayuntamiento es hacer un paso de peatones, similar al que conecta la avenida de Elvas a la altura de la Urbanización Guadiana. Se incidirá en su señalización con cartel de advertencia iluminado, instalación de ojos de gatos y bandas reductoras de velocidad.

«Es una necesidad muy básica porque nos tienen aislados y es el paso justo que tenemos los vecinos para ir a las compras y a los colegios», valora Elías.

El Ayuntamiento también ha pintado recientemente otro paso de peatones a la altura de la nueva urbanización que se va a levantar junto a Decathlon y frente a la Universidad.

Fotos

Vídeos