La Audiencia juzgará a 14 personas por estafar a bancos en la compra de coches

El juicio ha sido señalado por la Audiencia Provincial para el próximo 7 de noviembre. :: hoy

Los arrestos fueron hechos por la Guardia Civil en 2007 y diez años después se enfrentan a penas de hasta cuatro años y medio de prisión

E. F. V. BADAJOZ.

La Audiencia Provincial de Badajoz juzgará el próximo mes de noviembre a los 14 componentes de una red delictiva que está acusada de falsificar nóminas, declaraciones de IRPF y cartillas bancarias para conseguir créditos financieros con los que adquirían vehículos que eran vendidos de inmediato para evitar que los bancos pudieran recuperar el dinero.

El origen de este procedimiento está en una laboriosa investigación desarrollada por los agentes de la Guardia Civil en el año 2007, pero es ahora, diez años después, cuando los inculpados por esta estafa serán sentados en el banquillo para enfrentarse a penas que en algunos casos alcanzan los cuatro años y medio de prisión.

En el escrito de acusación de la Fiscalía se explica que el primero de los delitos tuvo lugar el 19 de noviembre de 2006 cuando Joaquín R. C. G. y Enrique P. L. se personaron en el establecimiento Motos Campini de la calle Santo Cristo de la Paz para interesarse por un quad.

En esa visita, uno de los acusados entregó tres fotocopias de su supuesto DNI (en realidad pertenecía a un hombre que había extraviado ese documento en 2005) y tres copias de nóminas mendaces en las que esa misma persona aparecía dada de alta como trabajador de una empresa. El objetivo de los delincuentes era aparentar solvencia suficiente para conseguir un crédito que les permitiera adquirir el vehículo.

El engaño dio resultado y Joaquín R. C. G. consiguió que dos días después la financiera Finanmadrid le concediera un préstamo de 5.900 euros con el que adquirió el quad. Más tarde, el 25 de noviembre, lo transfirió mediante un contrato de compraventa privado al hombre que lo había acompañado a la tienda de motos, quien a su vez transmitió la propiedad al también inculpado Bernardo R. A.

En el relato de hechos del Ministerio Público se explica que el quad fue matriculado el día 1 de diciembre en la Jefatura Provincial de Tráfico a nombre del titular del DNI utilizado fraudulentamente para realizar la compra, realizándose posteriormente un supuesto contrato de cesión entre esta persona, que nada sabía de lo que estaba sucediendo, y Bernardo R. A., a cuyo nombre fue inscrito finalmente el quad.

Nuevas compras

Esa habría sido la primera compra que realizó la red. En la segunda, fue una mujer la que, en compañía de otra persona que no ha podido ser identificada, logró abrir una cuenta corriente a nombre de otra señora para dirigirse posteriormente a Mosa Badajoz, donde presentó una nómina falsa para lograr un préstamo de 20.361 euros con el que adquirió un Peugeot 307 HDI.

Con el vehículo en su poder, transmitió la propiedad a una empresa que le extendió un talón que cobró de forma inmediata Ismael I. G. después de ponerse de acuerdo con ella y con Joaquín R. C. G., que ya había participado en el primer delito. Un sistema similar fue utilizado por los componentes de este grupo para adquirir otro coche BMW 520 valorado en 16.022 euros y un Peugeot 307 que costó 21.570.

La investigación de la Guardia Civil constató que los inculpados se repartían las funciones de modo que José Antonio V. M. se encargaba de cumplimentar la documentación que se incluía en cada expediente de préstamo, mientras que Manuel I. G., responsable de un concesionario de compraventa de vehículos, realizaba las gestiones de intermediación ante las entidades financieras para lograr que fueran concedidos los créditos.

Una vez logrado el dinero y adquirido el vehículo, rápidamente era transmitido a otras personas para que la financiera detectara que el deudor iba a incumplir el pago de las letras.

El Ministerio Fiscal explica que el 9 de enero la red compró un Citroën Xsara valorado en 12.307 euros; el 11 de enero adquirió un Opel Corsa por 6.778 euros; el 22 de noviembre un BMW 320 D que costó 29.770 euros; el 9 de enero un BMW 320 de 19.905 euros y un Seat León de 14.000; y el 22 de noviembre un quad Yamaha Raptor 700.

Tras los arrestos realizados por la Benemérita en 2007, el caso fue instruido por el Juzgado Número 2 de Badajoz. Ahora, diez años después, la Audiencia Provincial de Badajoz ha señalado este juicio para el próximo mes de noviembre. Será entonces cuando los inculpados se enfrenten a los cargos de delito continuado de falsificación, estafa o estafa agravada, y falsificación de uso.

Penas propuestas

La Fiscalía pide para Joaquín R. C. G., dos años y seis meses de prisión; para Enrique P. L., un año y nueve meses; Bernardo R. A. se enfrenta a 15 meses de cárcel; Verónica F. R. a un año y nueve meses; Ismael I. G. a dos años y seis meses; Jesús M. S. H. a un año y nueve meses; Juan A. V. M. a cuatro años y seis meses; Manuel I. G. a cuatro años y seis meses; Juan M. M. P. a cuatro años y seis meses; Juan M. C. J. a cuatro años y seis meses; Francisco E. I. O. a un año y nueve meses; Juan G. G. a un año y nueve meses; Domingo V. G. a un año y nueve meses; y Josefa C. C. a un año y nueve meses de prisión.

Además, el Ministerio Fiscal propone que los acusados por la comisión de estos hechos indemnicen a las financieras con las cantidades estafadas, que suman un total de 145.012 euros.

Fotos

Vídeos