Atascos en el Día sin Coches

Los taxistas apenas fueron al campus. :: casimiro moreno

Los universitarios no se subieron a los taxis, los buses fueron gratis y los padres colapsaron los colegios en hora punta

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Era el día de dejar el coche en casa y tocaba subirse al autobús, caminar hasta el trabajo, usar la bici para ir a comprar y llegar el taxi al campus. Sin embargo, los pacenses celebraron el Día sin Coches a bordo de sus vehículos.

Lo certifican dos de los taxistas que esperaban a media mañana en la parada de Los Ordenandos, la más cercana al Puente Real. Ahí estaban llamados los universitarios a tomar taxis de cuatro en cuatro, de forma que compartieran el trayecto y finalmente pagaran un euro por cabeza. Marcara el taxímetro lo que marcara, pagarían cuatro euros en total. Sin embargo, la oferta no resultó del todo atractiva. Lo asegura José Manuel Núñez, que comenzó su jornada bien temprano. Llevó a un chico a la universidad, que se montó solo. A pesar de ello, le costó un poco más barato porque generalmente ese viaje ronda los cinco euros. De hecho, en esa parada hubo taxis parados durante toda la mañana. Núñez comprobó al volante que la circulación fue la misma que el resto del año. «El tráfico es el normal de todos los días, como siempre. Hemos tenido hasta retenciones en el puente», dijo.

En esa misma parada, José Pulido esperaba a algún cliente. Para él, incluso, había un poco más de tráfico que el habitual. Y no subió a ningún estudiante.

A los problemas de tráfico diarios se sumaron los cortes de calles en el centro y Casco AntiguoEl Ayuntamiento plantea extender la reordenación de tráfico en el Virgen de Guadalupe

Mariana Pineda esperaba el autobús frente a esa parada de taxis. Ella iba al campus, pero al viajar sola no le convenía coger un taxi. «Los servicios de autobús funcionan muy bien, llegan cada quince minutos, así que no suelo esperar mucho».

Maribel Villares es otra usuaria del autobús. Lo usa cuatro veces al día y gasta unos 40 euros al mes en este transporte, así que espera que la iniciativa gratuita de ayer se repita. Al mando del autobús iba Rocío Pérez, quien repetía a casi todos los viajeros que no hacía falta pagar ni picar el billete. Los autobuses fueron ayer gratis. «Hay algunos usuarios más porque la gente se ha enterado de que hoy no cuestan nada», explicaba. Y contaba su experiencia: A los atascos que suelen producirse en algunos puntos de la ciudad cada día se sumó ayer el desconcierto de los conductores que llegaron al centro y se lo encontraron cortado.

Desde el volante del autobús, Rocío Pérez advierte cada día los problemas de la circulación y subraya que los peores se generan cada día a la entrada y salida de los colegios. «La gente quiere meter el coche hasta la puerta del colegio y eso también ha pasado hoy». De hecho, los atascos se repitieron en algunos puntos sensibles, como la entrada de los alumnos en el colegio Luis de Morales, en las inmediaciones de la avenida de Colón y muy cerca de la avenida de Santa Marina, donde los embotellamientos son diarios por los padres de alumnos de la Sagrada Familia y el Arias Montano.

Sin embargo, este problema no es exclusivo del centro. Lo saben bien en el colegio Virgen de Guadalupe (1.200 alumnos), en la carretera de la Corte. El Ayuntamiento reordenó el tráfico en este punto el año pasado, de forma que habilitó un carril bus en la fachada del centro y obligó a los padres a dar la vuelta al edificio para parar en las traseras. La delegación de Tráfico colocó una valla en la acera para que los alumnos pudieran llegar a pie con más seguridad y, en consecuencia, solos. Eva María García es una de las madres que suele llevar y recoger a una hija de siete años. Ayer también lo hizo. «Las medidas que adoptó el Ayuntamiento el año pasado funcionan, pero hay padres que siguen haciéndolo mal y aparcan delante, empezando por mí. Los padres tenemos la culpa», admitía. Ella suele dar la vuelta al edificio y «aparcar en las traseras, aunque sea mal, pero yo la acompaño hasta el colegio, no la dejo ir andando sola. La mejor medida no ha sido esta de habilitar un carril bus, habría que buscar otra alternativa, pero no sé cuál». En el colegio tienen ahora otros problemas, como que tienen que atravesar el carril bus para acceder al colegio por los dos accesos con vado. Se ven obligados a parar en el carril general y esperar a que no pasen autobuses ni motos para poder entrar en el centro. Y eso genera nuevos atascos. El padre Ángel es el encargado de mantenimiento del colegio y suele estar en los exteriores poco antes de las nueve de la mañana, cuando entran los niños pequeños cuyos padres solían generar los atascos cada día para acompañarlos hasta dentro. «Mi impresión es que la situación ha mejorado con esa medida y ya no paran todos los padres, siempre lo hace alguno, pero son los menos. Además tampoco están ya mucho tiempo porque les pitan. Creo que ha funcionado en este sentido», añade.

Lo saben en el Ayuntamiento, donde estudian si pueden repetir este 'camino seguro' protegido con vallas que está dando buenos resultados en la carretera de la Corte. El objetivo es implantarlo en otros puntos y aliviar el tráfico a las horas de entradas y salidas de los niños porque los padres volvieron ayer a causar atascos, a pesar de que se celebraba el Día sin Coches con una serie de actividades en el centro.

Juan Carlos I, cortada

Los conductores que intentaron acceder a la avenida de Juan Carlos I no pudieron hacerlo, dado que estaba cortada. El Ayuntamiento decidió impedir el paso de los vehículos desde ese punto hacia el Casco Antiguo para fomentar el transporte público con tres minibuses gratuitos, así como demostrar la comodidad de desplazarse en el centro sin necesidad de buscar aparcamiento. Pero esta medida generó cierto desconcierto entre los conductores que intentaron transitar por la calle Mayor, encontraron a rebosar las zonas de estacionamiento en el Campillo y algunos no dieron con la forma de llegar al aparcamiento de San Atón.

Muy cerca, sin embargo, los más pequeños disfrutaron de un día distinto. La Policía Local les había preparado distintos circuitos para enseñarles educación vial y organizó también algunas rutas en bicicleta. El objetivo es crear conciencia en los más pequeños de que la bici no es solo un medio de ocio, sino también un medio de transporte limpio, saludable y que no causa atascos.

Más

Fotos

Vídeos