El aparcamiento abierto de la Alcazaba se limita a 130 plazas

Pantalla digital instalada en la Puerta de Carros. :: casimiro moreno/
Pantalla digital instalada en la Puerta de Carros. :: casimiro moreno

El Ayuntamiento coloca un panel digital en la Puerta de Carros para informar de los espacios libres a los conductores

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

El Ayuntamiento está decidido a poner orden en el aparcamiento de la Alcazaba.

Una vez restringida la parte más cercana al Museo Arqueológico a los profesores y trabajadores de la Universidad, la explanada más cercana a la Puerta de Carros queda para el uso libre. Es decir, para cualquier conductor. Aún así, el Ayuntamiento quiere regular su uso. Por eso han colocado un sistema para contar cuántos vehículos entran y cuántos salen de este espacio. El objetivo es aligerar el tráfico y reducir el paso de automóviles en el recinto almohade.

La capacidad estimada de este estacionamiento al aire libre es de 130 plazas. Para evitar que los vehículos sigan subiendo una vez pasado ese límite y dado que tendrán que darse la vuelta porque en la zona más próxima a la Facultad tiene ya restringido el paso, el Ayuntamiento ha instalado una pantalla digital en la Puerta de Carros. Esta indicará si quedan espacios libres.

El sistema instalado es distinto al usado en la plaza de los Alféreces. Allí han escondido sensores inalámbricos en el firme en cada plaza para detectar si esta está ocupada. Las pantallas instaladas en las avenidas de Santa Marina y de Villanueva reflejan las que se encuentran libres.

En la Alcazaba, sin embargo, han recurrido a un sistema de conteo que no requiere de sensores en todos los huecos. En este caso es una espira en el único acceso y salida del estacionamiento. Se trata de un cable enterrado que va contando los vehículos que entran y salen. Han ordenado también la entrada, repartiendo unos grandes maceteros y con unas señales de tráfico de dirección obligatoria para entrar y salir. Según la zona por la que pise el vehículo el sistema sabrá si accede o sale.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Francisco Fragoso, dijo ayer que su modelo para la Alcazaba pasa por que a medio plazo no haya ningún aparcamiento en la zona. Añadió que los cambios en los aparcamientos responden a una medida de transición para «hacer fácil la vida de quienes han sido protagonistas en la rehabilitación del entorno», en referencia a la Facultad de la UEx y la Biblioteca Regional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos