Disuelven una concentración de trabajadores de prisiones en Badajoz

Intervención de los agentes/HOY
Intervención de los agentes / HOY

La Policía evitó que los manifestantes cortaran el acceso a la cárcel y los sindicatos denuncian golpes y «gomazos»

EFE

Agentes de la Policía Nacional disolvieron ayer una protesta de trabajadores de prisiones a las puertas del Centro Penitenciario de Badajoz, durante una concentración contra la brecha salarial que existe entre las cárceles españolas según la comunidad autónoma en la que se encuentren.

Según el responsable del Sector de Prisiones de UGT en Extremadura, Roque Gómez, el modo de actuar de los agentes fue «desproporcionado», ya que empujaron y pegaron «gomazos» a varios de los concentrados. Gómez aseguró ayer que tres personas recibieron golpes: una mujer en el cuello, espalda y brazo, otra en la espalda, y un trabajador.

El sindicalista también criticó que les habían acotado un espacio delimitado por vallas para la manifestación y que la pancarta reivindicativa solo podía ser sostenida por cuatro personas. Una pancarta que sí se permitido desplegar dos horas después de los hechos denunciados.

Lo sindicatos convocantes, CC OO, UGT y Acaip, pretenden mantener una reunión con la delegada del Gobierno en Extremadura, Cristina Herrera, para denunciar estos hechos.

En un comunicado conjunto, afirman que los hechos ocurridos «no responden al espíritu reivindicativo de los trabajadores penitenciarios», y que no hubo provocación por su parte en ningún momento.

«El jefe del dispositivo policial, en una jerarquía mal entendida, ha ejercido una acción desproporcionada contra los manifestantes, utilizando unos medios coercitivos que no respondían en absoluto a las fuerzas que allí estaban concentradas, cargando contra varios trabajadores y provocándoles daños físicos de diferente consideración», aseguran en una nota de prensa.

Por su parte, Herrera declaró a los medios que la Policía Nacional actuó para evitar que las personas concentradas cortaran la carretera con una sentada y, a raíz de ello, se produjo un forcejeo «sobre todo con una persona», aunque no llegó «a más el tema». Herrera reconoció que la concentración estaba autorizada, pero no así el corte de carretera que finalmente provocó la actuación policial.

Los sindicatos han denunciado que el Gobierno central pretende ahorrarse más de 115 millones de euros al dejar vacantes 3.393 plazas. De ellas, 38 en la cárcel de Badajoz, de una plantilla de 326, y 75 en la de Cáceres, de una plantilla de 295 trabajadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos