Hoy

El Casco Antiguo, en alerta por el abandono de más de 70 solares

En la zona de El Campillo proliferan los solares descuidados. :: PAKOPÍ
En la zona de El Campillo proliferan los solares descuidados. :: PAKOPÍ
  • La basura y la maleza que acumulan las parcelas convierten a este barrio en el de mayor riesgo de incendios del núcleo urbano

No hay que buscarlos, ellos te encuentran a ti. En un paseo por la zona más alta del Casco Antiguo, es difícil encontrar una calle en la que un solar no rompa la continuidad edificatoria e incluso hay alguna en la que la norma son los solares. La plataforma vecinal SOS Casco Antiguo ha puesto una cifra sobre la mesa ofrecida desde el terreno: en su barrio hay más de 70 solares abandonados que sirven como vertederos, nido de bichos y viveros de maleza. El Ayuntamiento no discute esta cifra.

El Campillo, Encarnación y Concepción Arenal encabezan las calles con más parcelas abandonadas, pero a esta lista se suman otras como Joaquín Rojas, Sepúlveda, San Lorenzo, Eugenio Hermoso, Afligidos o Luis de Morales. «Hemos contabilizado más de 70 solares, muchos de ellos abiertos, algunos sin acceso a los servicios de emergencia y ninguno bien conservado, a pesar de la ley, de la moral y del sentido común», manifiesta la plataforma.

Este volumen de parcelas descuidadas convierte al Casco Antiguo en el barrio con mayor riesgo potencial de incendios del núcleo urbano de Badajoz. A esto se suma la propia configuración del barrio que hace que sea casi una ratonera, «con vías estrechas y donde abundan las techumbres con vigas de madera y la carpintería exterior», pone de relieve la plataforma.

Los vecinos reconocen que esta circunstancia supone «un horror real para nuestras familias, para nuestro descanso, la siniestra sombra del verano cuando ya ha pasado el pánico a los derrumbes durante las lluvias del invierno».

Julián Durán vive en Eugenio Hermoso y convive pared con pared con un solar abandonado, donde la vegetación crece descontrolada y en el que parte de la chapa del vallado ha sido robada. «Cuando se seque toda esta hierba llegará el fuego», vaticina. Recuerda el incendio que se produjo en el solar el año pasado y cómo él mismo tiró su manguera desde la azotea para sofocar las llamas mientras llegaban los bomberos. «Me da miedo que haya un nuevo fuego, porque esta es mi casa, abajo tengo coches y si hay un incendio de aquí salimos todos a la luna», opina.

Desbroce de los municipales

La raíz de la proliferación de solares en el Casco Antiguo –identifica el Ayuntamiento– son los expedientes de ruina. Ante la disyuntiva entre rehabilitar o tirar, los propietarios optan por dejar que las casas se caigan. Con esta realidad, la principal tarea del Consistorio, explica el concejal de Urbanismo, Celestino Rodolfo, es el mantenimiento del parque inmobiliario. «Estamos continuamente encima de que se arreglen, se apuntalen y se pinten las fachadas», dice. Exploran también otra estrategia, explica el jefe de servicio de Control y Disciplina Urbanística, Enrique López: «Cuando se cae una casa o se ordena su derribo, estamos intentando que se mantenga al menos la fachada para dificultar que tiren basura dentro».

Durante el pasado año, se firmaron 85 órdenes de ejecución en el Casco Antiguo, de las cuales una treintena iba referida a la limpieza de solares. «Cuando voluntariamente los propietarios no atienden la orden de ejecución, el Ayuntamiento opta por la imposición de multas coercitivas y ahí hay otros tantos expedientes sancionadores», detalla el edil.

En el caso de los solares de propiedad municipal, el Ayuntamiento llevará a cabo el desbroce y limpieza durante este mes. Y los dueños de los de propiedad privada, detalla Rodolfo, «van a recibir la orden que reciben todos los años y si no nos hacen caso, presionaremos con la imposición de multas».