Hoy

Cruz Roja pone en funcionamiento el centro de día de Llera con 30 usuarios

El alcalde, en su visita al centro de día de Llera ayer. :: casimiro moreno
El alcalde, en su visita al centro de día de Llera ayer. :: casimiro moreno
  • La mitad de sus usuarios tiene alzhéimer y hay una lista de espera de ocho personas

El centro de día de la barriada de Llera comenzó a funcionar hace una semana, más de cinco años después de que el Ayuntamiento terminara su adaptación a esta nueva función. Antes, en 2009, la asociación de vecinos se vio obligada a dejar el local para que se pudiera preparar para tal fin. En todos estos años, el edificio llegó a contar con una empresa privada para su explotación, pero desistió de la concesión al no encontrar usuarios. El motivo entonces fue el alto precio de sus plazas.

Ahora, sin embargo, las 30 plazas disponibles se han agotado y hay lista de espera con ocho solicitantes. La causa es que la Junta de Extremadura las ha concertado y los usuarios pagan unos 250 euros al mes. Antes, sin embargo, el precio era de 542 euros. La Cruz Roja ha trasladado a estas instalaciones cedidas por el Consistorio a todos los mayores que atendía en sus centros de las calles Benegas y Museo. De esta manera, el Ayuntamiento da vida a un edificio que tenía cerrado y Cruz Roja atiende a sus usuarios en instalaciones nuevas.

El alcalde, Francisco Fragoso, visitó ayer el centro junto a Juan José Borrego, presidente provincial de Cruz Roja. Ambos se felicitaron por el acuerdo.

El resultado es que una treintena de mayores recibe tratamiento en un edificio a estrenar. El horario de atención es de nueve de la mañana a cinco de la tarde, comen allí y un vehículo de la Cruz Roja les recoge y lleva de vuelta a sus respectivas casas.

De los 30, 16 personas padecen alzhéimer y otras 14 pueden moverse por sí mismas. En este centro son atendidos por psicólogos, un enfermero y un psicoterapeuta. Allí atienden tanto problemas cognitivos como de movilidad.

Entre las actividades previstas se encuentra la programación de talleres y charlas informativas para integrarse en la barriada y sensibilizar sobre la enfermedad de Alzheimer.

Cruz Roja usa ya el nuevo edificio y está cerrando sus otras dos sedes. La de la calle Benegas es propiedad de la Junta de Extremadura. En la central de Cruz Roja en la ciudad, en la calle Museo, desocupan parte del bajo, donde ahora se habilitarán despachos.

Instalaciones

Este edificio, que se ubica en la calle Maruja Mayo, cuenta con jardines y un patio circular interior. El inmueble está equipado con una zona de cocina que puede servir para catering, un comedor, una sala de actividades, una zona de rehabilitación, un servicio de podología, despachos y cuatro baños. El centro desarrolla terapias ocupacionales, tratamientos de fisioterapia y actividades culturales, sociales y recreativas.

En principio, Juan José Borrego, presidente provincial de Cruz Roja, explica que las 30 plazas que ofrecen son las máximas que permite el espacio del edificio.