Hoy

La base de Menacho espera a más de mil deportistas en el Desafío San Fernando

video

El comandante Cobos, en el centro, con varios colaboradores del Desafío San Fernando. :: J. V. Arnelas

  • El batallón de Zapadores ha organizado para el 23 de abril cinco pruebas de ciclismo y cross para llegar a todos los públicos

El Batallón Zapadores XI de la Base de Bótoa celebró hace cinco años una carrera entre compañeros en honor de San Fernando, el patrón de los ingenieros militares.

La convocatoria tuvo tanto éxito que decidieron al año siguiente abrir la participación al resto de la ciudad. El Desafío San Fernando ha crecido tanto en sus cuatro años de vida que esta quinta edición se presenta ya como un evento deportivo único en la ciudad. El año pasado ya hubo más deportistas populares civiles que militares y con ese afán de crecer, el batallón ha ido aumentando su oferta. El próximo domingo 23 de abril se correrán cinco pruebas distintas en la Base General Menacho y la organización espera supera los 1.300 participantes de 2016. Las carreras se han diseñado para atraer a los más exigentes y a los menos iniciados.

Hay una prueba infantil, una ruta en bici no competitivo de sesenta kilómetros desde la base hasta Badajoz, un duatlón que combina bici y cross, una carrera de diez kilómetros, una media maratón y los 80 kms en bici de montaña. Es la única prueba deportiva de Badajoz que ofrece tantas alternativas a los interesados.

El comandante Cobos explicó ayer en la presentación del Desafío San Fernando que este interés por consolidar el evento se debe al carácter solidario con el que se plantea. Cuantas más gente se apunte, más dinero se recauda.

La inscripción vale siete euros y la recaudación se destina a Cruz Roja, una organización muy vinculada tradicionalmente al Ejército.

El año pasado participaron 1.300 deportistas populares y la prueba dejó 3.800 euros en Cruz Roja Badajoz. La mitad de lo que paga cada inscrito se destina a los gastos y el resto va a la oenegé. Los 1.300 del año pasado dejaron 3.800 euros a la organización. Juan José Borrego, el presidente provincial de Cruz Roja, agradeció ayer la colaboración el esfuerzo de la Brigada Extremadura XI. El dinero que le entreguen, adelantó, se dedicará a los planes de inserción laboral para parados de larga duración mayores de cincuenta años y jóvenes sin cualificación, los dos colectivos con más dificultades para encontrar un empleo.

En muchos casos, explicó Juan José Borrego, estos programas se sufragan con fondos públicos, pero también la entidad debe apoyarlos con recursos propios. Desde Cruz Roja animan a todos los aficionados al deporte a sumarse por su carácter solidario.

Esa misma invitación la reiteró también el Comandante Cobos en nombre del batallón de Zapadores XI. El Desafío se ha convertido en una jornada de convivencia entre militares y civiles.

Hay una exhibición de material y vehículos que utiliza la Brigada o actividades para niños. A muchos vecinos les atrae correr por un campo de maniobras militar o por la dehesa de la base.

Cruz Roja se encargará de dar apoyo sanitario en todas las carreras, se habilitará un guardarropa y una zona de duchas para los que terminen y varias tiendas de bicis de la ciudad montarán puestos de atención y puesta a punto de las bicicletas.

También contará con fisioterapias al finalizar los desafíos y se organizarán actividades complementarias para los familiares de los deportistas.