Hoy

Un vecino de Badajoz, entre los cuatro detenidos con 158.000 cajetillas de tabaco

  • Ya han ingresado en prisión como supuestos autores de un delito de contrabando y otro contra la salud pública

Un vecino de Badajoz (natural de Portugal) está entre los cuatro detenidos por la Guardia Civil de Zamora tras incautarles 317 cajas de tabaco de dos marcas diferentes, lo que supone más de 158.000 cajetillas, con un valor aproximado de 705.000 euros. Los detenidos ya han ingresado en prisión como supuestas autoras de un delito de contrabando de tabaco y otro contra la salud pública.

La investigación, según informa la Guardia Civil, se inició la noche del pasado 16 de marzo cuando una patrulla de la Guardia Civil procedió a la identificación de los dos ocupantes de un turismo que circulaba por la N-631, en el término municipal de Rionegro del Puente.

Tras realizar el registro del vehículo, pudieron observar que el conductor portaba un paquete de tabaco de una marca desconocida y carente de precinto en un bolso de mano, por lo que realizaron la correspondiente denuncia administrativa, y los ocupantes del turismo continuaron con su viaje.

La patrulla de la Guardia Civil continuó con sus labores de vigilancia y aproximadamente media hora más tarde vieron al vehículo por la misma vía, lo que infundió sospechas en los Guardias Civiles.

Aproximadamente dos horas después, vieron de nuevo al turismo, pero esta vez delante de un furgón-caja y ambos vehículos accedieron a la autovía A-52.

De forma inmediata la Guardia Civil inició la operación para interceptar e identificar a los ocupantes de ambos vehículos que iniciaron maniobras evasivas.

Finalmente, a la altura del término municipal de Palacios de Sanabria se les dio alcance y los agentes comprobaron que en el turismo viajaban tres personas, y el furgón transportaba una gran cantidad de cajas de tabaco.

En un registro más minucioso del furgón se pudo verificar que el mismo transportaba 317 cajas de dos marcas diferentes de tabaco (lo que supone aproximadamente 158.500 cajetillas), carentes del correspondiente precinto.

El conductor del furgón (vecino de una localidad de Sevilla), así como los tres ocupantes del turismo (dos de ellos también vecinos de la misma localidad sevillana, y un tercero natural de Portugal y vecino de Badajoz), fueron detenidos como supuestos autores de un delito de contrabando de tabaco y otro delito contra la salud pública, ya que el tabaco no había pasado ningún tipo de control sanitario por parte de las autoridades sanitarias en España.

Las diligencias instruidas, personas detenidas y efectos intervenidos fueron puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Puebla de Sanabria, que decretó el ingreso en prisión de los detenidos.