Hoy

La Junta recuperó 61 viviendas sociales en 2016, una decena por desahucio

En la barriada de Los Colorines es donde más viviendas sociales se han recuperado. :: hoy
En la barriada de Los Colorines es donde más viviendas sociales se han recuperado. :: hoy
  • La mayoría de los inmuebles rescatados se localizan en las barriadas de Los Colorines y en Suerte de Saavedra

Durante el pasado año, la Junta de Extremadura recuperó 61 viviendas sociales en Badajoz. De ellas, diez fueron por desahucio, el resto mediante mediación con las familias o entrega voluntaria de llaves. En toda Extremadura, la cifra alcanza las 266 viviendas rescatadas y entre ellas, 30 requirieron un auto judicial.

El grueso de los inmuebles ocupados ilegalmente y rescatados por la Administración en la ciudad se localiza en la barriada de Los Colorines, seguido de Suerte de Saavedra, pero también se han recuperado casas en La Luneta y en el Cerro de Reyes.

Las viviendas recuperadas mediante auto judicial obedecen a ocupaciones ilegales ligadas a conductas asociales o por hacer un uso inadecuado e incluso ilegal de ellas como el cultivo de marihuana, la cría de perros o las apuestas. También se han producido casos de lanzamiento (acto final de un desahucio) por no ocupar las viviendas o hacerlo solo durante los fines de semana, utilizándola como segunda residencia.

«No hemos lanzado a nadie por impago, en esos casos ofrecemos a las familias planes de pagos para regularizar su situación», asegura María Isabel Moreno Duque, secretaria general de Arquitectura, Vivienda y Políticas de Consumo de la Junta de Extremadura.

La negociación directa con las familias ha sido clave en este proceso. A este respecto, Moreno Duque destaca que la despenalización de las familias okupas cuando no han sido atendidas por la Administración, incluida en la Ley de medidas extraordinarias contra la exclusión social, ha facilitado el trabajo de recuperación de inmuebles sociales.

Antes, cuenta la responsable extremeña de Vivienda, «el haber ocupado una vivienda por pegarle una patada a la puerta conllevaba una penalización que implicaba que no podías acudir al proceso de adjudicación de una vivienda social al menos durante cinco años».

Con la nueva ley, se despenaliza esta conducta, siempre que se deba a la falta de atención por parte de la Administración. «Puedo entender que una situación de extrema necesidad lleve a una familia a no respetar el proceso de adjudicación y eso ya no supone una penalización siempre y cuando sea porque la Administración no le haya atendido en cuatro o cinco años o se haya olvidado de su caso», detalla Moreno Duque.

Una vez recuperadas las viviendas, la Junta de Extremadura las vuelve a poner a disposición de la familias necesitadas.

Dignificar las barriadas

La recuperación de las viviendas forma parte de la estrategia de la Junta de darle dignidad a las barriadas sociales. Por eso, dice Moreno Duque, «es un proceso que no cesa, estamos todo el día negociando con las familias para intentar recuperar más viviendas».

Con el mismo propósito, Vivienda acaba de recuperar en Badajoz las oficinas de atención a los vecinos, que estarán operativas una vez a la semana en Suerte de Saavedra y Los Colorines para escuchar las quejas e inquietudes de ambos barrios.

Esta iniciativa, recuerda la responsable de Vivienda, «estuvo en marcha durante el periodo que Corominas estuvo de consejero de Fomento y nosotros creemos que es fundamental si queremos darle dignidad a las barriadas no solo intervenir en las viviendas, sino también escuchar a los ciudadanos».