Hoy

Un agente cree que el acusado del crimen de Talavera borró huellas antes de la detención

El acusado, en la sala donde se celebra el juicio. ::
El acusado, en la sala donde se celebra el juicio. :: / J.V. Arnelas
  • «Estaba recién fregado y había una botella de lejía de dos litros», ha declarado un componente de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil

Uno de los guardias civiles que se desplazó al domicilio del procesado por el crimen de Talavera dijo este jueves en el juicio que su impresión es que José G. A. intentó destruir pruebas antes de que los agentes registraran su casa.

Esa manifestación fue escuchada en la segunda sesión de la vista oral, que se celebró en la Audiencia Provincial de Badajoz. «Estaba recién fregado y había una botella de lejía de dos litros», dijo este componente de la Unidad de Policía Judicial de la Guardia Civil de Badajoz.

Su versión contradice lo manifestado el miércoles por la madre del acusado, quien afirmó que nadie fregó ese día la entrada de la casa. «Salimos con la sensación de que estaban intentando ocultar pruebas», insistió el guardia.

Este agente investigador dijo también que el empeño de José G. A. por ir al cuartel de la Guardia Civil montado en su bicicleta podría indicar que de ningún modo quería que ese vehículo permaneciera en la casa. Por último, aportó otro dato que podría ser relevante: el candado de la bicicleta se encontraba en buen estado. «La llave funcionaba, estaba normal. Creo que fui yo el que lo comprobó».

El tribunal también escuchó las explicaciones de otros agentes de la Guardia Civil que participaron en la investigación, aunque será el próximo martes cuando comparezcan los especialistas que analizaron las muestras biológicas recogidas en el escenario del crimen. Esas explicaciones podrían ser claves puesto que en el domicilio del fallecido fueron encontrados restos biológicos de José G. A. mezclados con sangre de la víctima. El mismo hallazgo se realizó en la bicicleta del acusado.