Hoy

El impuesto de ruina, una propuesta para salvar el Casco Antiguo

Los solares y viviendas, en el punto de mira de los vecinos.
Los solares y viviendas, en el punto de mira de los vecinos. / Hoy
  • La plataforma del barrio hace público el informe que han elaborado los propios ciudadanos para frenar la degradación

Creación de un impuesto especial de decoro y ornato para obligar a los propietarios de los solares y viviendas del Casco Antiguo a mantenerlos en buen estado y revertir el dinero recaudado en la rehabilitación del parque inmobilario.

Esta es una de las ideas más novedosas que recoge el informe que la plataforma vecinal SOS Casco Antiguo le presentó el lunes al alcalde, Francisco Fragoso, y le entregó el miércoles al resto de grupos políticos municipales durante la sesión del ayuntamiento abierto.

El documento de 112 páginas tiene la singularidad de que ha sido elaborado por los propios vecinos del barrio con el propósito de «poner freno a la decadencia latente y progresiva» del barrio, recogen en su informe. Su anhelo es hacer del Casco Antiguo un lugar amable que sea atractivo para vivir.

El informe es una radiografía de los problemas del Casco Antiguo, hecha por quienes viven en él, acompañada de una batería de propuestas, en su mayor parte sencillas. La recuperación del parque inmobiliario, la erradicación de solares desatendidos y de construcciones en estado de ruina, la mejora de las condiciones higiénicas, de salubridad, seguridad y vigilancia y el adecentamiento de los parques son las claves que manejan. El objetivo último es la repoblación del barrio, como motor para la inversión, la reactivación del comercio y el turismo.

Uno de los graves problemas del centro es la marginalidad y las conductas incívicas al calor de viviendas abandonadas, en estado de ruina y solares convertidos en vertederos. Sobre este asunto, la plataforma propone gravar las viviendas y solares que estén en estado de abandono y que el Ayuntamiento lleve a cabo su demolición o rehabilitación con cargos subsidiarios a sus propietarios.

Además, recogen que se incentiven las nuevas viviendas, abaratando y agilizando las licencias de obras, rebajando o suprimiendo el IBI y demás impuestos.

Policía de barrio

Piden que se intensifique la vigilancia a través de la policía de barrio, que vele por unas condiciones mínimas de vigilancia y que tenga su sede en la comisaría de la Plaza Alta, una vez que se traslade a Valdepasillas. En este campo también solicitan que se introduzcan los cepos inmovilizadores para acabar con el problema de los vehículos que obstaculizan el paso o directamente cortan las calles y que los sistemas de videovigilancia estén operativos. Específicamente y dedicado al patrimonio, se muestran partidarios del cierre nocturno de la Alcazaba y de la creación de una brigada de vigilancia.

El patrimonio ocupa un espacio importante en el documento de SOS Casco Antiguo. Plantean crear un centro de interpretación de la Alcazaba en el llamado polvorín, junto al Museo Arqueológico, y otro de la Guerra de la Independencia en La Galera.

En cuanto a las zonas verdes, la principal idea que plantean es recuperar el parque de la Legión y prolongarlo para que se conecte con la Alcazaba por la recién rehabilitada puerta del Alpéndiz. También solicitan la instalación de juegos infantiles. A este respecto ofrecen un dato muy revelador: el Casco Antiguo solo tiene siete columpios para 11.000 vecinos. En el parque del Rivillas proponen un área de ocio canino.

La extensión de la plataforma única para conectar las plazas de San Atón, San Andrés y San Agustín, poner en marcha incentivos para el comercio, soterrar los contenedores y el tendido eléctrico, reparar los baches y socavones o la revisión del alumbrado completan las propuestas vecinales.