Hoy

La restauración del baluarte de la Trinidad recupera un pozo de escucha

El alcalde Francisco Javier Fragoso, ha destacado que el pozo de escucha se trata de una de las "sorpresas" que ha dado el baluarte de la Trinidad  tras su remodelación
El alcalde Francisco Javier Fragoso, ha destacado que el pozo de escucha se trata de una de las "sorpresas" que ha dado el baluarte de la Trinidad tras su remodelación
  • Era utilizado para saber si el enemigo estaba realizando excavaciones para asaltar la ciudad gracias a las ondas provocadas por las vibraciones

Las obras de restauración del baluarte de la Trinidad, en Badajoz, han permitido que la ciudad recupere un pozo de escucha utilizado para detectar la llegada del enemigo, la primera de estas construcciones que la urbe pone en valor en época moderna.

Este espacio -al que se llegaba bajando por unas escaleras empinadas- solía estar lleno de agua. Los soldados podían saber si el enemigo estaba realizando excavaciones para asaltar la ciudad gracias a las ondas provocadas por las vibraciones que originaban esos movimientos de tierra. A este pozo se accede por una puerta situada en la parte superior de la muralla a la que ya se puede llegar desde el muro de hormigón que se ha construido con el fin de dar estabilidad a la estructura de este monumento.

Precisamente, en este pozo fue el accidente que sufrió el pasado año el arqueólogo y técnico de Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura José Antonio Espada Belmonte por el que tuvo que ser ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Infanta Cristina. Espada sufrió una caída cuando visitaba las obras y sufrió politraumatismo craneoencefálico, torácico y esquelético.

Obras

Tras visitar la finalización de las obras en el baluarte, el alcalde de Badajoz, Francisco Javier Fragoso, ha destacado que el pozo de escucha se trata de una de las "sorpresas" que ha dado esta construcción tras su remodelación, pues también se han encontrado dos terminaciones de torreones, uno de ellos parte de la puerta primitiva.

Este pozo de escucha, probablemente del siglo XIX, es un elemento más a incluir dentro del pasado fortificado de la ciudad.

Fragoso ha resaltado esta intervención en Trinidad, pues el baluarte ha sido dañado durante varias etapas de la historia y, por tanto, "se podría haber caído", puesto que ya se habían detectado deficiencias como grietas.

El primer edil pacense ha recordado que el inicio de los trabajos en el baluarte de la Trinidad destaparon un tramo de la muralla medieval, que se creía desaparecida.

"Se tomó la decisión de replantear todo el proyecto y poner en valor la cerca medieval desconocida para la población, aunque con elementos de contención para que no se cayese el baluarte", ha explicado.

Para Fragoso, es muy destacable que el proyecto haya contado con trabajos de arqueología previa e in-situ, debido a los descubrimientos que han surgido conforme se realizaban los trabajos en este entorno monumental.

Por este motivo, el regidor de Badajoz ha lamentado que se pueda criticar la obra desde un punto de vista estético, pues se hace desde el "desconocimiento" arqueológico y arquitectónico.

En la actualidad se acometen labores de museografía (paneles explicativos) y el objetivo es continuar con los trabajos arqueológicos en el baluarte, que permitan poner en valor el convento de la Trinidad y el pozo de escucha, y levantar una pasarela que reconstruya el paseo de Ronda, roto el siglo pasado.

"Cuando se haga la intervención de la pasarela se buscará que no haya polémicas, aunque éstas no acontecían cuando no había proyectos en la ciudad", ha apostillado.

Pero las obras en el entorno monumental "no acaban aquí", ya que, según Fragoso, se acometerán trabajos para descubrir el tramo amurallado de la calle Stadium.