Hoy

Moción sin prisas

En Badajoz da igual que amplíen la jornada laboral o que el Gobierno reduzca los festivos o suprima los puentes. Tenemos nuestro ritmo. Llamas un jueves preguntando por alguien y te responden que ya mejor el lunes. ¿Cómo el lunes? Es que mañana ya es viernes.

En el lío que se ha montado en la asociación de Vecinos del Casco Antiguo todo empezó porque a principios de diciembre su presidente decidió aplazar el proceso electoral a la vuelta de las navidades. Cuando hay un sarao a la vista conviene no tensionar los días previos a la fiesta. Lo mejor es retrasar las obligaciones para después de la resaca.

Llega marejada al Ayuntamiento con el anuncio de una moción de censura, esas que no se anuncian, se presentan, como repetía el portavoz socialista que quiere ser alcalde. Pero ojo, que la negociará después de carnavales, ha dicho. O no sabe aún cómo sumará los apoyos o, como pacense que es, considera una ordinariez desplazar al alcalde a poco más de una semana del pregón, que sería tan de mala educación como llamar a la hora de la siesta.

Ideas surgen en la cabeza de cualquier concejal en cuanto se toman el café, pero a lo largo del día los invade la máxima sureña de 'prisa mata'. Si yo fuera pato del Guadiana y hubiera leído que quieren hacerme paté me hincharía de pan tranquilamente hasta después de la Semana Santa.