Hoy

La doble fila impide usar con seguridad el carril bici compartido de Sinforiano

La Policía Local ha controlado esta mañana que no hubiera coches en doble fila.
La Policía Local ha controlado esta mañana que no hubiera coches en doble fila. / HOY
  • La Policía Local ha controlado hoy la zona para que ciclistas y autobuses no se vean obligados a abandonar el nuevo vial en varios tramos de la avenida para poder avanzar

La actuación que se ha llevado a cabo en la avenida Sinforiano Madroñero no ha conseguido por el momento resolver uno de los objetivos que se proponía: terminar con la doble fila. En los primeros diez días de funcionamiento han seguido realizándose estacionamientos indebidos en el nuevo carril compartido, un problema que afecta tanto a los ciclistas como a los autobuses urbanos, que se ven obligados a cambiar de carril de forma constante.

Desde el primer momento, una de las finalidades del nuevo proyecto era terminar de forma definitiva con los estacionamientos indebidos. Pero las cámaras de HOY han podido constatar que los coches siguen inutilizando el carril derecho de circulación en distintos tramos de la avenida, especialmente en las zonas donde se ubican las oficinas bancarias.

La imposibilidad de proseguir la marcha resulta especialmente incómoda para los ciclistas, que siguen sin tener garantizada la seguridad en una avenida donde el cambio de carril no resulta fácil por la alta densidad del tráfico.

El presidente de la Plataforma Carril Bici de Badajoz, Carlos Barriga, reconoce que la doble fila «no ha desaparecido del todo», pero cree que la situación comienza a mejorar. «Yo trabajo en la zona y he observado que los coches ya no paran tanto. Ahora el coche llega, para y sigue».

Esta apreciación choca con lo recogido por las cámaras de HOY, que entre las 11 y las 12 del mediodía del martes comprobaron que el carril compartido por el que deben circular los ciclistas permanecía obstaculizado en media docena de puntos. «El nuevo carril ha servido para institucionalizar la doble fila», clamaba un veterano taxista.

Mientras hacía esas declaraciones, un ciclista hacía uso del carril bici que comenzó a pintarse sobre la acera pero que no llegó a rematar el Ayuntamiento porque generó un fuerte rechazo.

La imposibilidad de seguir adelante animó al Consistorio a crear una mesa de negociación en la que además de estar presentes los técnicos municipales y la Policía Local se pulsó la opinión de la Fiscalía de Tráfico y de los colectivos de ciclistas para consensuar un proyecto que permitiera crear un carril bici seguro y aceptado por todos.

Fruto de ese análisis fue el proyecto que a finales del pasado año sacó a concurso el Ayuntamiento con un presupuesto inicial de 140.000 euros. Finalmente, se adjudicó a la empresa Mesasol UNO S.L. el día 25 de noviembre por un importe de 108.107 euros.

El nombre de ese proyecto no dejaba lugar a la duda: ‘Carril bici de Sinforiano Madroñero’. Se trataba de crear un espacio en el que los ciclistas de Badajoz pudiesen circular con comodidad, pero el proyecto ejecutado en las últimas semanas no ha conseguido hasta ahora ese fin.

En el nuevo carril compartido fueron colocadas desde el primer momento bandas reductoras de velocidad de 3 centímetros de altura similares a las que ya existían en otras zonas de la ciudad, las mismas que ahora se están utilizando en los otros dos carriles de circulación tras la retirada de los cojines de calmado.

Esas bandas tienen un hueco en el centro para que puedan pasar las ruedas de las bicicletas y motocicletas, vehículos para los que está especialmente destinado este carril limitado a una velocidad máxima de 30 kilómetros por hora.

En su momento se dijo que también los autobuses utilizarían el carril compartido para ciclistas porque dejarían hueco para el paso de sus ruedas, pero ese objetivo no se ha conseguido y los autobuses, al igual que sucede con los turismos, deben pasar sobre las bandas reductoras.

Carlos Barriga, representante de la plataforma Carril Bici, no oculta que el objetivo de dar seguridad a las bicis no se ha conseguido al 100% en estos primeros días, pero confía en que las actuaciones que se están tomando logren reducir la velocidad de circulación en Sinforiano Madroñero. «El ciclista que recorra esa avenida no se sentirá seguro hasta que perciba que el tráfico está calmado, yo entiendo que los obstáculos que se colocaron en un primer momento sí conseguían que el vehículo se detuviese ante los pasos de peatones».

En su opinión, lo importante ahora es que los conductores comiencen a respetar el nuevo carril compartido. «Ya vamos más seguros, pero debemos mejorar más».