Hoy

EDITORIAL

Asumir responsabilidades

El Ayuntamiento de Badajoz ha introducido a toda prisa en las últimas semanas dos cambios en el tráfico de la ciudad: construyó un nuevo cruce en la ‘autopista’ para comunicar las barriadas de Antonio Domínguez y Pardaleras y repartió resaltes en la Avenida Sinforiano Madroñero para hacer más lenta la circulación y evitar atropellos. El resultado de ambas iniciativas no podía ser menos afortunado: dos choques en el cruce y un motorista accidentado en la avenida. Todo ello acompañado del desconcierto y las quejas de muchos ciudadanos, que han experimentado atónitos unos cambios que empeoraban el tráfico en la ciudad más grande de Extremadura. Caben pocas dudas de que la Concejalía de Tráfico ha actuado con precipitación al implantar unas novedades que en pocos días se han revelado como perniciosas. No se ha hecho bien y alguien debería asumir la responsabilidad por los errores cometidos. El jefe de la Policía Local y el propio alcalde de Badajoz deberían explicar el fiasco. La precipitación a la hora de introducir cambios que ponen en riesgo la seguridad de los ciudadanos no es admisible. El único dato positivo en esta chapuza doble es el hecho de que las autoridades no han tardado en dar marcha atrás: se cerró el cruce tras los accidentes y ayer por la tarde empezaron a quitarse los resaltes de Sinforiano Madroñero. Pero queda por conocer quién dio vía libre a unas modificaciones tan desastrosas y, en consecuencia, asume las responsabilidades que corresponden.

Temas