Hoy

El Ayuntamiento de Badajoz justifica la retirada de los resaltes por no ajustarse al proyecto

vídeo

Cojín de calmado colocado en uno de los pasos de peatones de Sinforiano Madroñero. :: / j. v. arnelas

  • El concejal de Infraestructuras, Jesús Coslado, niega que la decisión de quitarlos esté relacionada con la petición de la Fiscalía de un informe para esclarecer el accidente de un motorista al pasar por encima de estos elementos

El Ayuntamiento de Badajoz comenzó a retirar ayer los ‘cojines de calmado’ instalados durante los últimos días en la avenida Siforiano Madroñero. Esa decisión fue adoptada de forma urgente por los responsables municipales después de que la Fiscalía de Tráfico requiriera a la Policía Local un informe técnico que permita esclarecer las causas del accidente de tráfico sufrido por un motorista al tratar de superar uno de esos obstáculos.

El concejal de Infraestructuras, Jesús Coslado, dijo ayer que la retirada de esos elementos no tiene relación con la decisión tomada por la Fiscalía y garantizó que su verdadera motivación está en que los cojines instalados no se adaptan a lo recogido en el proyecto de obra. «Nosotros lo que pedíamos es que redujeran la velocidad a 50 kilómetros por hora pero la realidad es que los que se han instalado limitan la velocidad a 20».

El edil apuntó que fue él quien detectó el posible problema el día 3 de enero (los cojines comenzaron a ser instalados el día 31 de diciembre), por lo que comunicó sus impresiones a los técnicos del Ayuntamiento para que lo analizaran. «Han sido los especialistas quienes han visto que el impacto que tenían era muy agresivo con el tráfico rodado porque los elementos instalados no son los que figuran en el pliego de condiciones».

Coslado ha señalado que el problema está en que la rampa de inicio del cojín es más corta y empinada de lo que figura en el proyecto, por lo que el efecto que provoca es más violento en la rueda del vehículo.

Los mismos cojines colocados en una posición distinta. ::

Los mismos cojines colocados en una posición distinta. :: / j. v. arnelas

Por esta razón, ayer mismo se ordenó retirar los cojines instalados delante de 14 pasos de peatones de la avenida y sustituirlos por bandas reductoras de velocidad.

Esa decisión fue comunicada poco después de que el fiscal de Tráfico de Badajoz, Diego Yebra, confirmara que se ha puesto en contacto con los responsables de la Policía Local para solicitar información relacionada con los elementos reductores de velocidad utilizados en Sinforiano Madroñero. La Fiscalía pidió esos datos al jefe de la Policía Local, Rubén Muñoz, después de saber que un motorista que trataba de superar un cojín de calmado cayó hacia un lado y se fracturó una pierna. El atestado de ese accidente constató que el cojín no había sido colocado adecuadamente por lo que el efecto reductor era mayor del previsto.

En ese caso parece claro que hubo un error a la hora de fijarlo al suelo (estaba girado 90 grados, por lo que se accedía a él por su parte lateral), pero la Fiscalía quiere saber también si el modelo elegido se adapta a las normativas en vigor para una vía en la que está limitada la circulación a 50 kilómetros por hora. «Estamos ante un atestado en el que hay que determinar quién es el responsable del accidente, porque a lo mejor el responsable puede no ser el conductor sino una infraestructura que no sea adecuada».

Yebra se ha mostrado cauto a la hora de valorar lo sucedido, pero advierte de que hay fiscalías de tráfico de otras provincias que han abierto diligencias de investigación contra poblaciones en las que se ha detectado la existencia de obstáculos de este tipo que resultan peligrosos para la circulación.

En esos casos se aplica el artículo 385 del Código Penal, que castiga con la pena de prisión de seis meses a dos años, o a las de multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días, al que origine un grave riesgo para la circulación «colocando en la vía obstáculos imprevisibles» o «no restableciendo la seguridad de la vía, cuando haya obligación de hacerlo».

Imagen del cojín que aparece en el proyecto aprobado. :: hoy

Imagen del cojín que aparece en el proyecto aprobado. :: hoy

La posible existencia de un obstáculo en ese accidente de tráfico no podrá aclararse hasta que la Fiscalía reciba la información solicitada al Ayuntamiento, pero el Consistorio ya ha dado los pasos necesarios para evitar incurrir en el posible delito que supondría no restablecer la seguridad en la vía «cuando haya la obligación de hacerlo».

El proyecto de obra aprobado por el Ayuntamiento de Badajoz dejaba claro que el elemento reductor de velocidad situado ante los pasos de peatones de Sinforiano Madroñero debía ser un cojín Berlinés Europa de color rojo, acorde con la orden 3053/2008 del Ministerio de Fomento, de 3 metros de longitud, una altura de 6,5 centímetros y un ancho de 1,8 metros compuesto de 8 elementos de caucho vulcanizado de 900x750 mm con 40 puntos de fijación al pavimento y 20 elementos de ensamblaje entre piezas con resistencia a la fricción 0,55 a 0,60 SRT sobre mojado y 0,90 a 0,95 sobre seco.

El concejal asegura que el cojín suministrado no se adapta a esas características técnicas y responsabiliza del error a la firma que ha suministrado los cojines. «La empresa ha reconocido el error y se ha decidido eliminar esos cojines berlineses y volver a utilizar el sistema de bandas reductoras, con lo cual lo que se va a instalar ahora son bandas reductoras de 60 centímetros de longitud y 3 centímetros de altura que permiten la circulación a 50 km/h».

«A todo el mundo le gustaría no cometer errores, pero en la fecha en la que era, con la cantidad de proyectos que había en la ciudad y la cantidad de trabajo que tenían los funcionarios, nadie se percató de que existía ese error», concluyó Jesús Coslado.

Temas