Hoy

El Seprona detecta una fuga de agua residual en un colector que va al Rivillas y Calamón

  • El Área de Calidad de Aguas del CHG explica que no se han detectado vertidos permanentes, aunque sí la obstrucción en aliviaderos pluviales destinados a recoger y encauzar el agua de lluvia

La Confederación Hidrográfica del Guadiana informará al Ayuntamiento de la obstrucción que se ha detectado en los aliviaderos pluviales de los arroyos Rivillas y Calamón después de que el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) de la Guardia Civil haya observado una fuga de agua residual.

Esta inspección procede de la petición que realizó la asociación de vecinos de Pardaleras al Seprona para tratar de averiguar la procedencia de los malos olores que sufren los usuarios de los parques que hay junto a estos arroyos que atraviesan la ciudad de Badajoz. Agentes del Seprona recorrieron el cauce de sendos arroyos durante el mes de octubre y detectaron que en uno de los colectores existía una fuga de agua residual.

Poca carga orgánica

Esta observación la recogieron en un informe que remitieron posteriormente a la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y el Ayuntamiento como autoridades competentes, según el Seprona.

Preguntada la CHG, el Área de Calidad de Aguas explicó que no se han detectado vertidos permanentes, aunque sí la obstrucción en aliviaderos pluviales destinados a recoger y encauzar el agua de lluvia. En cualquier caso, añade la CHG, esto no ocurre forma permanente y tampoco se ha detectado demasiada carga orgánica, de ahí que sea complicado concluir que los malos olores sean por esta causa. En cualquier caso, este segundo informe también será remitido al Ayuntamiento para su conocimiento.