Hoy

La campaña del Banco de Alimentos en 19 supermercados ha sido un éxito

En Carrefour se consiguió mucha cantidad, según el Banco.
En Carrefour se consiguió mucha cantidad, según el Banco. / Pakopí
  • Durante dos días los pacenses han entregado parte de su compra a 800 voluntarios de esta Fundación, cuyo presidente se declaraba ayer muy satisfecho

Desde primera hora de la mañana cientos de voluntarios daban ayer la bienvenida a los clientes de los supermercados ofreciéndoles una bolsa. En ese instante tan breve, de apenas dos o tres segundos, les recordaban que, si podían, donasen parte de la compra a la salida, concretamente comida.

Con este protocolo inicial se puso en marcha entre el viernes y ayer sábado una de las mayores operaciones solidarias del año. La impulsó el Banco de Alimentos, que hace dos años ideó esta campaña consistente en hacer guardia en todos los supermercados y conseguir que los clientes compartan con los más necesitados parte de la comida que acaban de comprar. Se trata de una propuesta a nivel nacional y en Badajoz se consiguieron 120.000 kilos de comida en 2015, cifra que estaban seguros de superar ayer, aunque había dudas sobre si conseguirían el objetivo, marcado en 180.000 kilos.

En el caso de Badajoz, y en palabras de Luis Reynolds, presidente del Banco de Alimentos desde junio de este año, la jornada de ayer «fue un éxito, lo que sirvió para remontar el resultado del viernes por que esperábamos que el 'black friday' jugara a nuestro favor y no fue así. Se ve que la gente acudió a comprar electrodomésticos y ropa, no comida, pero el sábado esta tendencia se invirtió y la cosa va mucho mejor de lo esperado», decía ayer a las cinco de la tarde cuando aún quedaban varias horas para el cierre de los supermercados. En total han colaborado 19 establecimientos solo en Badajoz capital y 60 en total en la provincia.

Lógicamente, ante un despliegue tan amplio, desde dos meses antes se han ido captando voluntarios hasta llegar a las 800 personas aproximadamente. Juan José Toresano, funcionario pacense que trabaja de administrativo era ayer uno de ellos. Lleva vinculado al Banco de Alimentos desde hace unos diez años y ayer a mediodía señalaba que el esfuerzo estaba mereciendo la pena. En menos de una jornada y media, solo su equipo ya había llenado 18 contenedores.

Comida para niños y aceite

Toresano dice que lo normal es que la gente done legumbres y pasta, pero de este tipo de comida ya tienen demasiada y por eso ayer avisaban de que lo que realmente se necesita es comida para niños pequeños y aceite.

Por su experiencia de una década en el Banco de Alimentos puede decir que en Badajoz los pacenses son cada vez más solidarios. No solo más gente dona comida sino que hay más voluntarios, la mayoría personas jubiladas que ayudan a contar y clasificar los lotes de alimentos que van llegando periódicamente hasta la nave que tienen en el polígono de El Nevero. Por si la gente aún no lo sabe, recuerda que ellos solo la recogen, la clasifican y organizan los envíos.

Del reparto final, que se realiza en toda la provincia de Badajoz, se encargan hasta 167 entidades, desde las parroquias o asociaciones como Cáritas a residencias de ancianos, mezquitas o comedores sociales que conocen de manera individualizada los barrios y saben quiénes son las personas más necesitadas. En total atienden en la actualidad a 21.000 personas.

«Aunque parezca que hoy día las necesidades básicas están cubiertas la comida sigue haciendo falta en muchas familias. Lo que ocurre muchas veces -dice Juan José Toresano- es que si la pueden conseguir del Banco de Alimentos pues entonces ahorran para pagar otras cosas, como la factura de la luz». Según cuenta, hay familias en las que se han quedado sin empleo el padre y la madre y no tienen ningún ingreso, por eso se benefician regularmente del trabajo del Banco de Alimentos. «Mucha gente que dona ahora ha conseguido trabajo luego y en la actualidad nos da comida porque así agradecen lo que otra gente hizo por ellos. Evidentemente hay otra gente que sigue cogiendo comida aunque ya tengan recursos, alguna trampa siempre hay, pero eso no es tarea nuestra porque no somos policías. Eso queda en la conciencia de cada uno».

En cualquier caso, la jornada de ayer no solo fue un éxito sino que la aprovecharon también para concienciar a los más jóvenes. En el caso del centro Carrefour de Valdepasillas durante varias horas echaron una mano los miembros de los Scouts del Cerro de Reyes y los de la parroquia de San José, que eran quienes ofrecían las bolsas a los clientes y explicaban en qué consistía la campaña. La idea era que se involucraran directamente para que sean conscientes de que hay personas que tienen necesidades.

Al lado de ellos y junto a Juan José, ejercían de voluntarias Aurora y Carmen. Esta última lleva dieciséis años implicada en la causa y destacó que los donantes son de todos los perfiles y clases sociales. «Sin duda se ha notado que desde la crisis la gente se ha empezado a implicar más», decía ayer satisfecha.