Hoy

La Junta adelanta la ampliación del horario de hostelería al 1 de diciembre

A partir del próximo jueves, los restaurantes, bares y discotecas podrán estar abiertos durante dos horas más hasta después de Reyes.
A partir del próximo jueves, los restaurantes, bares y discotecas podrán estar abiertos durante dos horas más hasta después de Reyes. / HOY
  • La Junta atiende así la petición de los hosteleros ante el repunte de las comidas y cenas de empresa

La Junta de Extremadura ha decidido adelantar este año al 1 de diciembre el permiso para que restaurantes, bares y discotecas puedan abrir durante dos horas más esta próxima Navidad. Atiende así a la petición realizada por la Confederación de Empresarios Turísticos de Extremadura (Cetex), que solicitó que se ampliase el periodo de flexibilidad horaria del cierre de la hostelería desde principios del mes de diciembre.

La autorización se extiende hasta pasada la fiesta de Reyes, concretamente hasta el 8 de enero de 2017. Esta es la primera vez que la Junta de Extremadura adelanta tanto en el calendario la fecha de ampliación, ya que en años anteriores la prórroga de los horarios de cierre se ha venido autorizando en torno al día del Gordo de Navidad. Sin ir más lejos, durante la Navidad pasada la hora de cierre de la hostelería se amplió entre el 18 de diciembre y el 7 de enero.

José Luis Ascarza, presidente de Cetex, manifestó ayer su satisfacción al enterarse de que la Junta había atendido su petición, que responde -dijo- al repunte que este año están experimentando las reservas de comidas y cenas de empresa y amigos para esta Navidad.

«Se trata de alargar todo lo posible las oportunidades del sector hostelero para que puedan aprovechar la Navidad para remontar su actividad», valora Ascarza, quien añade: «El apoyo de la administración ampliando los horarios es importante porque nosotros no tenemos líneas de incentivos y así por lo menos aprovechamos el pico de consumo de la Navidad».

Tras unos años muy flojos -prosigue-, «las reservas para las cenas y comidas que empiezan desde principios de diciembre están entrando con más fuerza y abrir dos horas más significa que los restaurantes y bares tengan más producción y puedan crear más empleo».

Esto último también lo ha tenido en cuenta el Ejecutivo extremeño a la hora de autorizar la ampliación no solo de los horarios de cierre sino también del periodo de aplicación de los mismos. «Es una manera de favorecer el empleo en el ámbito turístico y hostelero favoreciendo el espacio para comidas y cenas de empresas que vienen siendo habituales en fechas navideñas», argumentan desde la Secretaría General de Política Territorial y Administración Local, la competente en materia de regulación de espectáculos públicos.

Experimento

Esta ampliación también va a ser experimental para la propia Junta de Extremadura, en un momento en el que se está trabajando en el borrador de la Ley de Espectáculos Públicos. «Es bueno probar si esta ampliación de horarios de los establecimientos públicos facilita la convivencia y el ocio a la hora de regularlo en dicho borrador buscando de esta manera una seguridad jurídica para los responsables municipales y que no incomode a los vecinos», explican desde el Ejecutivo regional.

La prórroga de dos horas a la hostelería tiene tres excepciones. En Nochebuena (del 24 al 25 de diciembre), Nochevieja (del 31 de diciembre al 1 de enero) y en la noche de Reyes (del 5 al 6 de enero) los restaurantes, bares y cafeterías podrán estar abiertos durante toda la noche. Esta autorización no es novedosa, sino habitual cada Navidad.

Aunque la ampliación en dos horas del cierre de la hostelería es una medida que alcanza a toda la región, en Badajoz y, concretamente, en el Casco Antiguo la medida ha reabierto el conflicto entre los empresarios de bares y restaurantes y los vecinos. La asociación contra el ruido Espantaperros, que ya levantó la voz durante la pasada Noche en Blanco y en la Almossassa, ha mostrado su rechazo a una ampliación que califica como «ilegal en el caso del casco antiguo al tratarse de una zona saturada por acumulación de ruidos», dice su portavoz Juan José Pérez.

«La administración tiene que velar porque no haya más ruido en el casco antiguo no autorizando la ampliación de horarios en esta área», añade Pérez, quien dice que los vecinos «somos la parte débil frente al lobby de los hosteleros». La Junta argumenta, en cambio, que «si el ruido está dentro de los establecimientos evitaremos que salga a la calle lo que reduciría los problemas de convivencia».