Hoy

Los vándalos se ceban con el parque de San Roque cuatro meses después de su apertura

vídeo

La gravilla inunda el suelo de caucho del parque infantil. / C. Moreno

  • A los desperfectos causados por actos incívicos, se suma la falta de mantenimiento y limpieza de este espacio

Cuatro meses han pasado desde el estreno del nuevo parque de San Roque, que venía a saldar una cuenta pendiente con los vecinos del barrio y que, además, se reivindicó pronto como modelo de accesibilidad pública por su diseño inclusivo. Cuatro meses y ya presenta todas las señales de vandalismo y de dejadez.

Los destrozos y desperfectos afectan a todos los espacios del nuevo parque, que está entre las calles Mondego y Juan Labrado, junto al pabellón deportivo Nuria Cabanillas. El vandalismo es visible especialmente en las estructuras de madera que se han instalado para sujetar los troncos los árboles recién plantados y que crezcan rectos. La mayoría han sido vencidas y los restos de madera abandonados en el suelo son la mejor prueba. A las papeleras, que también están revestidas de madera, les han arrancado algunas láminas.

Los bancos de este parque curiosamente no están fijados al suelo, de manera que es frecuente que los vándalos los muevan a su antojo e incluso que aparezcan fuera de la zona donde se concentra el parque infantil y las pérgolas. La fuente, aunque funciona, ha perdido alguna de sus piezas y la zona de máquinas saludables ya tiene pintadas.

A estos problemas, que son el resultado de actos incívicos, se viene a sumar la falta de mantenimiento y limpieza del parque. En la zona se acumulan en varios puntos montones de cáscaras de pipas y colillas. Hay también excrementos de perros sin recoger y basura tirada en el suelo.

Una de las evidencias más visibles de la dejadez de este parque es que la gravilla que cubre parte del espacio inunda la zona de juegos infantiles, revestida con suelo de caucho. Así, esta superficie que se ha colocado en todos los parques nuevos para proteger a los niños de posibles golpes, está plagada de gravilla y, por tanto, ya no cumple su función.

La asociación de vecinos de San Roque recibió ayer con sorpresa la noticia de los destrozos que ya presenta el parque y se lamentó de que ningún vecino se lo haya comunicado pese a que la sede está al lado.

Su presidente, Ramón Olivenza, anunció que va a presentar un escrito en el Ayuntamiento solicitándole que reponga los elementos que han sido destrozados y que limpie el parque. Dice, además, que aunque en ocasiones ha visto a un guarda de parques y jardines también pedirá que se refuerce la vigilancia, sobre todo por las noches, que es cuando se concentran en el parque las pandillas de jóvenes para hacer botellón. A ellos apunta como los responsables del vandalismo.