Hoy

USO denuncia que la seguridad de la media maratón sólo contó con 15 agentes

vídeo

Dos colaboradores de la Fundación Municipal de Deportes regulan un cruce. :: hoy

  • Luis García-Borruel exigirá explicaciones a la Fundación Municipal de Deportes, el PSOE critica el dispositivo y Podemos pide paciencia a los conductores

La imposibilidad de nombrar servicios extraordinarios en la Policía Local de Badajoz puede ser el principal detonante de los atascos que se produjeron el domingo coincidiendo con la llegada a la ciudad de la media maratón Elvas-Badajoz.

Con un dispositivo de apenas quince agentes -el dato oficial no ha sido facilitado por el Ayuntamiento, que guarda silencio-, los responsables policiales no pudieron colocar policías en todos los cruces conflictivos y hubo lugares en los que la situación resultó «caótica».

Esa es la explicación que dio ayer el sindicato policial USO, cuyo portavoz en la Policía Local, Juan Antonio García Palomo, denunció que con respecto a otras pruebas deportivas la merma de agentes podría ser cifrada en unos 20 o 25 efectivos. «En este tipo de dispositivos ahora se trabaja al bulto, los compañeros ponen todo de su parte pero es imposible controlar todas las situaciones que se producen».

Los datos que maneja este sindicato hablan de un dispositivo compuesto por unos 15 agentes, cifra en la que incluyen a los jefes de servicio y a la unidad de atestados que se encarga de los accidentes de tráfico. Ese dato ha sido corroborado por otras fuentes consultadas por HOY.

USO recuerda que en ediciones anteriores de la media maratón se nombraron servicios extraordinarios para reforzar el dispositivo policial. Pero este año esa medida no ha sido adoptada porque existe una sentencia judicial en la que se falla que el Ayuntamiento de Badajoz no tiene la obligación de pagar los servicios extras. «Una parte de la sentencia dice que no deben abonarnos esos servicios, pero hay otra parte en la que se deja claro que para nosotros tampoco es obligatorio realizar esas jornadas extraordinarias», justifica García Palomo.

Esa circunstancia ha hecho que el Ayuntamiento de Badajoz reduzca de forma considerable la presencia policial en los acontecimientos extraordinarios que se realizan en la ciudad. Lo habitual es que las pruebas deportivas sean atendidas con el dispositivo normal para un domingo por la mañana, que suele contar con entre cuatro y seis agentes del 092 (dos o tres coches patrulla), uno o dos jefes de servicio que salen a la calle en caso de necesidad y el equipo de atestados para accidentes de tráfico.

Sólo en días señalados, como el de la media maratón, se ofrece a los policías del turno de tarde y de noche la posibilidad de cambiar el servicio a la mañana. Así sucedió el domingo y, según afirma USO, hubo tres agentes que se unieron al turno en una mañana que, además de la media maratón, tenía el mercadillo de los domingos. «En años anteriores igual se nombraron 20 o 25 servicios extraordinarios para atender la media maratón, pero el domingo no se hizo -asegura García Palomo-. Antes había un refuerzo importante, pero ahora ya no va nadie porque el Ayuntamiento no quiere soltar un duro».

Los escasos agentes que trabajaron tuvieron que desdoblarse para atender las necesidades que fueron surgiendo, pero en numerosos puntos del recorrido se hizo patente la imposibilidad de controlar la situación. Es lo que ocurrió en el Puente Real, donde los conductores que circulaban en dirección a la rotonda de los Cines Conquistadores permanecieron atrapados casi una hora.

Algo parecido sucedió en la avenida Antonio Masa Campos. Allí, los vehículos que circulaban en dirección Madrid y también los que se dirigían a Portugal quedaron atascados en el cruce con la avenida de Villanueva. En ambos casos, los agentes de la Policía Local controlaban los cruces en los que los vehículos tuvieron que detenerse, pero no ocurría lo mismo con los accesos a esos tramos.

Tanto miembros de Protección Civil como colaboradores de la Fundación Municipal de Deportes fueron situados en muchos de los cruces que tenía el recorrido urbano para informar a los conductores de la imposibilidad de proseguir la marcha.

Es lo que sucedió en el acceso al Puente Real desde Valdepasillas y también en el tramo inicial de la avenida de Villanueva (cruce con Rafael Lucenqui). En este segundo caso, dos jóvenes con petos de 'Colaboradores de la Fundación Municipal de Deportes' utilizaban unas pequeñas señales de 'Stop' de mano para dirigir a los conductores.

El portavoz de la sección sindical de USO ha recordado que el propio jefe de la Policía Local, Rubén Muñoz, ha impartido en fechas recientes un curso a Protección Civil para que tengan unas nociones básicas en el control del tráfico. «La cuestión es que Protección Civil no puede controlar el tráfico, sólo se pueden situar detrás de las vallas que coloca la Policía Local para controlar el tráfico y, en caso de que surja algún conflicto, deben avisar a la Policía Local, porque somos nosotros los que deberíamos tomar medidas», concluye García Palomo.

Falta de planificación

El PSOE ya denunció el domingo la falta de planificación y la escasez de policías, una crítica a la que se sumó ayer el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Badajoz, Luis García-Borruel. El líder de esta formación anunció que solicitará una comisión de la Fundación Municipal de Deportes para que se explique qué sucedió. «Y si no nos convence la respuesta, presentaremos una moción en el pleno, porque lo sucedido no es normal».

También se pronunció el concejal de Podemos, Fernando de las Heras, aunque en su caso achacó lo sucedido a la impaciencia de los conductores. «Mi experiencia como corredor de medias maratones me dice que, incluso con una organización perfecta, es inevitable que en algún momento se produzcan retenciones. Los conductores deberían entender que esa prueba se realiza un día muy concreto y que no hay otra forma de llegar al centro».