Hoy

La prueba causó un importante colapso en varias avenidas

Coches retenidos en el Puente Real. :: hoy
Coches retenidos en el Puente Real. :: hoy
  • En el Puente Real hubo conductores que quedaron atrapados casi una hora y la avenida Antonio Masa Campos también quedó cortada

La celebración de la media maratón Elvas-Badajoz provocó ayer importantes retenciones de tráfico en el Puente Real y en la avenida Antonio Masa Campos. Algunos conductores denunciaron que permanecieron casi una hora retenidos y que una ambulancia que se dirigía al hospital Infanta Cristina tuvo que atravesar el Puente Real en dirección contraria ante la imposibilidad de llegar al centro médico.

«Yo iba al cine y llegué tarde. Entré en el Puente Real a las 11.35 y no logré cruzarlo hasta las 12.20. Muchos conductores se bajaron de los coches indignados, la falta de previsión ha sido total», denunció María Isabel Rodríguez.

Otro vecino de la avenida del Perú publicó en las redes sociales un vídeo en el que se veía la avenida Antonio Masa Campos repleta de vehículos que no podían continuar la marcha porque el tráfico estaba cortado en el cruce con la avenida de Villanueva. «Nos deberían haber impedido entrar en ese tramo si no podíamos pasar», denunció un afectado.

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Badajoz hizo público un comunicado en el que denunció que las importantes retenciones que ayer se produjeron habían sido provocadas por la «mala organización» de esta prueba y advirtió de que «el caos hubiera sido total» si la carrera hubiese coincidido con un domingo de apertura del comercio local.

Desde el PSOE se denunció que el dispositivo puesto en marcha por la Policía Local contó con unos 20 agentes menos que en ediciones anteriores. «Hasta el superintendente ha tenido que sumarse como un agente más en el coche que abría camino a la carrera», denunció esta formación en declaraciones recogidas por Europa Press.

Algunos de los cruces de la carrera a su paso por el casco urbano no contaban ayer con agentes de la Policía Local y la función de control del tráfico era realizada por colaboradores de la Fundación Municipal de Deportes que empuñaban en sus manos unas pequeñas señales de 'Stop' para indicar a los conductores el lugar al que debían dirigirse.