Hoy

Una maestra con cuentos que compartir

Guadalupe González, docente desde 1987, con el libro de cuentos que ha editado. :: J. V. Arnelas
Guadalupe González, docente desde 1987, con el libro de cuentos que ha editado. :: J. V. Arnelas
  • Varias madres y la docente en prácticas animaron a esta profesora del Enrique Segura Covarsí a publicar las lecturas que ha escrito

  • Guadalupe González lleva a un libro las fábulas creadas para sus alumnos

Hay maestros y profesores que han descubierto sus propias técnicas docentes a lo largo de años y años enseñando. Guadalupe González Barquilla (Madroñera, 1964), maestra del colegio público Enrique Segura Covarsí, al fin se ha decidido a compartirlas. La han convencido madres de alumnas, su hija y una de las estudiantes de prácticas. Todas conocen los cuentos que esta maestra escribe desde hace mucho tiempo para trabajar con sus pequeños de Infantil y la animaron para que los publicara y los pudiera usar cualquier persona.

El pasado día 3 presentó 'Cuéntame un cuento, ¿de qué? de Animales', una serie de fábulas ilustradas por Ana Cabeza que suponen apenas una quinta parte del material que ha ido elaborando desde que empezó a dar clase en el curso 1987/88. «Vi que los niños leían con mayor facilidad con fonemas determinados, entonces los empecé a trabajar incluyéndolos en mis propios cuentos y así mejoraban las praxias bucofonatorias, que son los movimientos que se hacen con la boca para pronunciar mejor los sonidos. Por ejemplo, si veo que hay dificultad para pronunciar la 'ch' pues creo un personaje que es Chencho el cocodrilo Chorizo».

Lorena Maya, estudiante de Magisterio que hizo prácticas con ella, le aconsejó publicar todo el material que tenía. Inmaculada Rodríguez, que es diplomada en Magisterio, y Vanesa Fraile, diseñadora y programadora, ambas madres de sus alumnas, la ayudaron a maquetar y a perfilar la idea. Finalmente, Guadalupe González ha conseguido autoeditar los primeros ejemplares, una serie de fábulas con moraleja que incluyen al buhíto 'U', el dromedario despistado y 'Rino', un rinoceronte muy gruñón. Se venden por cinco euros en Internet y en la librería Cervantes (calle Luis Movilla). «Están pensados para practicar la lectoescritura y los fonemas, además de enseñar valores como la autoestima y la asertividad», resume la autora.

Más recursos en Internet

Pero el proyecto va más allá de lanzar un libro de cuentos para niños y niñas. Gracias a la colaboración de las madres y de su propia hija han puesto en marcha la página en Internet vadecuentos.es, donde esta docente y escritora ofrece fichas descargables de grafoescritura para trabajar con los pequeños. También hay, entre otros apartados, recomendaciones de otros libros de cuentos y un juego de puzzles variados con los personajes que contiene el libro.

Todo este material didáctico fue presentado a principios de mes por la jefa de estudios del colegio Enrique Segura Covarsí, Encarna Díaz Ambrona, en un acto que incluyó una firma de libros.

En la presentación Guadalupe González habló de que este trabajo está hecho desde hace mucho tiempo y por eso ha sido testado en sus clases durante años, por eso decidió sacarlo a la luz. «También hablé de mi infancia porque fui disléxica y no conseguí leer hasta cuarto de EGB, lo que me dio un afán de superación y constancia que padres y alumnos deben tener cuenta».

En su opinión, hoy día han evolucionado mucho los hábitos de los niños, pues cuando ella empezó a dar clase no existían ni ordenadores ni tabletas ni teléfonos móviles que ofrecen un material audiovisual que tanto atrae a los pequeños. Dicho de otro modo, ahora se lee menos y los padres cuentan menos cuentos a sus niños, por eso esta docente extremeña pide que los padres hagan un esfuerzo consciente de que cada vez hay menos tiempo para estar con la familia. Su receta es concisa: «A los hijos hay que darles tiempo de calidad, no cantidad de tiempo porque la televisión y las consolas no les ofrecen tiempo de calidad. Los minutos que estemos con los hijos debemos dedicárselos a ellos». Para los docentes también tiene otro consejo relacionado con su propia experiencia ahora que se ha decidido a sacar su primero cuento. «Muchos profesores tienen sus propios recursos que funcionan y hay muchos cuyo trabajo se queda en el cajón de su mesa cuando pueden ser usados por otros», señala esta profesora, escritora y madre de tres hijos que ya está pensando en su segundo libro, una serie de cuentos trilingües (español, inglés y francés) que harán que los niños afronten los idiomas y sus primeras lecturas como un juego.