Hoy

Unas 40 casas en ruina están aún sin derribar 19 años después de la riada

Una de las zonas afectadas por la riada en Pardaleras.
Una de las zonas afectadas por la riada en Pardaleras.
  • Esta situación genera problemas de suciedad en las barriadas de Pardaleras y Cerro de Reyes

Diecinueve años después de la riada que causó la muerte de 21 personas en Badajoz en la madrugada del 5 al 6 de noviembre de 1997, una veintena de casas de las barriadas de Cerro de Reyes y Pardaleras, las más afectadas, aún siguen sin ser derribadas pese a su estado ruinoso y los problemas de suciedad que originan.

Los presidentes de las asociaciones vecinales de Cerro de Reyes y Pardaleras, Isidra Méndez y Juan José Martín Santos respectivamente, han pedido a los propietarios y a las administraciones competentes que hagan todos los esfuerzos posibles para que estos inmuebles pueden ser demolidos.

En declaraciones a Efe, ambos responsables vecinales han coincidido en que el problema está en que los propietarios no están dispuestos a vender sus propiedades por el precio que se les ofrece, lo que no permite "desatascar" la situación, y mientras los inmuebles siguen abandonados.

Isidra Méndez ha pedido "responsabilidad" a los propietarios de la mayoría de la veintena de casas que quedan aún en pie en su barrio, para poder llegar a un acuerdo con las administraciones autonómica y local.

Por su parte, Juan José Martín Santos considera que la situación se resolvería si el Ayuntamiento de Badajoz acudiera al Tribunal de Justiprecio extremeño, para que éste fijase el precio que debe pagarse por las casas afectadas por la riada de 1997.

En su opinión, ésta parece la "única solución" para desbloquear las negociaciones y así se lo ha solicitado al Ayuntamiento, aunque confiesa que no ha recibido respuesta y que desconoce "cuales son las razones".

En su opinión, a la vista de que no se contempla ningún desarrollo urbanístico en el entorno donde están las casas, la situación debería resolverse.

Como ha explicado Isidra Méndez, hoy quedan algunas calles de la zona con solo dos o tres viviendas en pie "infectadas de basura, culebras, insectos y ratas", cuyo acceso también es muy difícil debido a la acumulación de barro y lodo.

Además, Méndez ha explicado que quedan algunos solares cercanos a los arroyos Rivillas y Calamón, que fueron los que se desbordaron, que también están por limpiar con los efectos negativos que conlleva en cuanto a insalubridad.

La responsable vecinal ha pedido a las administraciones que aclaren quién es el responsable de la limpieza de estos solares, pues "unas veces se echan las culpas entre ellas y otras a los propietarios".