Hoy

Pavimento roto en Castillo de Montemolín por reventones. :: hoy
Pavimento roto en Castillo de Montemolín por reventones. :: hoy

La sustitución de tuberías acabará con los reventones en cuatro calles

  • El centro, Llera, urbanización Guadiana y la carretera de La Granadilla tendrán nuevas conducciones de agua limpia

Los reventones se acabarán en cuatro de las calles que más los sufren. La carretera que lleva a La Granadilla, la calle Castillo de Montemolín (en la urbanización Guadiana), la calle Araucaria (en Llera) y la calle Zurbarán (centro) tendrán nuevas tuberías de agua limpia. El Ayuntamiento acaba de sacar a concurso las obras en estas cuatro calles por un importe de 325.000 euros.

Hay que tener en cuenta que estas tuberías se rompen con mucha frecuencia, hay semanas que revientan más de una vez. Los vecinos de la calle Castillo de Montemolín lo saben bien. Han llegado a denunciar a través de HOY que sufrieron nueve reventones en una semana. En 2014, los vecinos de la calle Araucaria vieron cómo se abría por cuatro sitios distintos en diez días por las roturas de las conducciones de agua limpia. En la carretera que lleva a La Granadilla se puede ver el pavimento estropeado por los continuos reventones.

Las tuberías actuales en todas estas calles son de fibrocemento y urge cambiarlas por la cantidad de veces que han estallado. Poco a poco, el Ayuntamiento va sustituyendo las viejas tuberías de fibrocemento por polietileno, el material que evita los estallidos por picos de presión o cambios de temperatura. Son estos dos factores los que hacen que las antiguas conducciones estallen. Más del 60% de la red de abastecimiento de la ciudad es aún de fibrocemento.

En el Ayuntamiento admiten que es necesario acometer obras por toda la ciudad, pero dicen que no hay disponibilidad económica para ello. Hace unos años hicieron un estudio que cuantificaba las obras más urgentes de 7,5 millones de euros. La cifra se mantiene fija desde hace un par de años porque, aunque se realizan mejoras, surgen problemas en puntos nuevos.

Ahora, el Ayuntamiento da un nuevo paso en este sentido, dado que incluye la renovación de las tuberías de agua limpia en estas cuatro calles. Pretende reducir las molestias a los vecinos llevando parte del trazado de la nueva conducción por la calzada donde sea posible.

Estas obras se incluyen en el plan de impulso, por lo que estarán listas antes de final de año.