Hoy

Rechazada la recusación de la magistrada que juzgará el accidente de Castuera

  • La Audiencia Provincial concluye que carece de argumentos y que su único objetivo era suspender el juicio

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Badajoz, con sede en Mérida, ha desestimado la recusación de la magistrada del juzgado de Don Benito que juzgará la próxima semana al acusado por el accidente de autobús en el que perdieron la vida cinco componentes de un equipo de fútbol de Monterrubio. La recusación había sido solicitada por José Duarte, el abogado que defiende al conductor de la máquina retroexcavadora contra la que chocó el autobús.

El letrado exponía que la magistrada que va a juzgar este caso decidió admitir las pruebas propuestas por las acusaciones y negar las que él solicitaba la misma mañana en la que recibió las actuaciones, que están compuestas por casi 3.000 folios y los DVD donde se grabaron las declaraciones prestadas en la fase de instrucción. «Cualquier persona tendría el temor legítimo de ser juzgada por quien, sin haber leído ni visionado los DVD, no admite las pruebas documentales solicitadas por la defensa ni tampoco hacer una inspección ocular del lugar de los hechos y de los vehículos implicados», señalaba el abogado.

Tras recibir este incidente de recusación, la Audiencia Provincial encargó su estudio a la magistrada María Dolores Fernández Gallardo, quien firma un auto en el que se dice que el letrado invoca como causa de recusación un artículo en el que se contempla esta posibilidad sólo en el caso de que el juez haya participado en la instrucción de la causa penal que va a juzgar o haya resuelto el pleito en una instancia anterior.

María Dolores Fernández indica que, a pesar de que ese es el argumento, José Duarte no afirma en su escrito que se den estas circunstancias. También indica que el letrado podrá solicitar que se practiquen las pruebas que le han sido negadas al comienzo del juicio, en el trámite de cuestiones previas.

Por esta razón, rechaza la recusación y lo condena en costas tras entender que el objetivo de este incidente era lograr la suspensión del juicio, que se celebrará la próxima semana.