Hoy

Amigos de Badajoz afirma que el derribo del Cubo demuestra que era una obra innecesaria

El Cubo de Biblioteconomía, todavía con las dos plantas superiores.
El Cubo de Biblioteconomía, todavía con las dos plantas superiores. / J.V. Arnelas
  • Según Julián García, vocal de la asociación, la facultad de Biblioteconomía funciona perfectamente sin las dos plantas del Cubo

La Asociación Amigos de Badajoz ha afirmado hoy que el derribo de las dos plantas superiores del edificio del Cubo de Facultad de Biblioteconomía de la Universidad de Extremadura (Uex) ha venido a demostrar que esta estructura era "innecesaria".

A preguntas de los medios tras presentar la reedición de un libro histórico, el vocal de la Asociación Julián García ha manifestado que el espacio de esas dos plantas se ha ocupado de la Biblioteca Regional, lo que demuestra la escasa trascendencia de aquéllas.

En su opinión, si existen hoy dificultades para acceder a la Biblioteca será "un problema a hablar con el decano" pues tanto éste como las autoridades sabían del derribo desde hacía mucho tiempo y en la fecha y plazos de la obra la Asociación no tiene ni arte ni parte.

Según sus palabras, la Facultad de Biblioteconomía, que ha contribuido a recuperar el espacio de la Alcazaba pacense, funciona perfectamente sin las dos plantas de el Cubo, una estructura arquitectónica que no era una "necesidad" de la facultad.

"Amigos de Badajoz defendió la instalación de la facultad en la parte antigua de la ciudad pero entendió siempre que el Cubo era una obra innecesaria, como se ha demostrado ahora", ha señalado.

García ha reconocido que la Comisión de Patrimonio aprobó el proyecto con el voto a favor de la Asociación Amigos de Badajoz, pero cuando la obra empezó y el colectivo fue consciente de que era muy impactante propuso el derribo en un momento en el que hubiera supuesto un coste insignificante.

El también vocal de la asociación Pedro Galván ha explicado que en el editorial del número 75 de la revista Sharia, publicada recientemente por Amigos de Badajoz, se atestigua que "no se ha hundido el mundo" con el derribo del Cubo de Biblioteconomía.

Para Galván, el Cubo fue un pegote que contribuyó a perjudicar la imagen de la Alcazaba pacense.