Hoy

Badajoz devolverá el IBI de cuatro años a un pacense

Cartel anunciante del periodo de cobro del IBI. :: hoy
Cartel anunciante del periodo de cobro del IBI. :: hoy
  • Se le había cobrado 6.642 euros por el impuesto de unos terrenos como urbanos cuando son rústicos

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de la ciudad obliga al Ayuntamiento a devolver el IBI cobrado a un pacense por unos terrenos ubicados en el paraje de las Golondrinas. Así, recibirá 6.642,42 euros por los recibos pagados entre 2012 y 2015.

Esta es una de las primeras sentencias que aplican lo dispuesto por el Tribunal Supremo en mayo de 2014, cuando determinó que una finca de la fundación Dolores Bas no debía tributar como terrenos urbanos sino rústicos al no estar desarrollados urbanísticamente.

El ciudadano al que se devolverá el dinero, Blas Alonso, argumentó esta sentencia del Supremo para pedir al juez que determinara la nulidad o anulación de las liquidaciones giradas.

Esta nueva sentencia con fecha de 29 de septiembre recuerda que el Ayuntamiento tiene competencias muy limitadas con este impuesto, dado que es el Catastro el responsable del censo. El propietario se dirigió primero a Catastro. Este organismo estimó en primer lugar su recurso y acordó establecer una nueva valoración del bien catastral, aunque no se pronunció sobre si el terreno era rústico o urbano. Por ese motivo, el titular presentó un segundo recurso. Catastro realizó una nueva valoración del inmueble, «que viene a ser casi tres veces menor que la que en un principio tenía reconocida».

Además, la sentencia del Contencioso Número 2 considera «incuestionables» las parcelas que han de considerarse urbanas y cuáles no en la ciudad. Está determinado en otra sentencia del TSJEx de 2013. Ahí reconoce como terrenos urbanos: «el suelo comprendido en los dos sectores (Sub CC 6.1-1 y el Sub-CC-9.2-1), que el PGOU establece en su ordenación detallada sin necesidad de plan parcial. Y el suelo urbanizable en ejecución (Sub-EE). No es urbano el resto de suelo urbanizable, por exigir su desarrollo un Plan Parcial o un Programa de Ejecución y, por tanto, no puede considerarse sectorizado o delimitado».

El Contencioso Número 2 toma como referencias las dos sentencias de 2014, la del Supremo y la del TSJEx. En base a ellas y la calificación urbanística de esta finca determina que las liquidaciones de IBI practicadas por el Ayuntamiento no son acordes con la naturaleza del inmueble. «Como quiera que el carácter rústico del mismo y la determinación de su valor es competencia del Catastro, procede declarar la nulidad de las liquidaciones porque las mismas se realizan como si el inmueble fuese de naturaleza urbana, cuando no lo es».

Al propietario se le devolverá el dinero cobrado, pero se le volverán a girar las liquidaciones como terreno rústico. En el Ayuntamiento dicen que aún no las han calculado.

Como ya se ha señalado antes, es el Catastro el que determina el censo del impuesto. Esta sentencia dice que el Catastro debe proceder a modificar la valoración de este tipo de suelo, lo que repercutirá en el IBI. El Ayuntamiento, según recoge el juez, ha pedido a Catastro que adecue la clasificación y valoración de los inmuebles a los últimos cambios legales.

El Consistorio puede presentar recurso de casación a esta decisión.