Hoy

Detenido por simulación el joven que denunció la agresión de un 'payaso diabólico' en Badajoz

    El joven que simuló la agresión
    El joven que simuló la agresión / Imagen cedida por Canal Extremadura
    • Las cámaras de la calle Menacho y la confesión del chico corroboran que no hubo ataque ni disfrazado en Badajoz

    Un camelo. En eso ha quedado el asunto de los payasos de Badajoz. Un bulo engordado y retroalimentado en redes sociales que, ayer, la Policía desmontó. El joven de 23 años que el martes denunció que había sido agredido con una llave inglesa por un payaso en la calle Menacho, frente al parking, mintió. El visionado de las cámaras de seguridad y la posterior confesión del chico confirman que ni hubo payasos ni hubo agresión. La denuncia fue falsa. Fin de la película de terror.

    El denunciante acabó ayer detenido y, aunque posteriormente fue puesto en libertad con cargos, se enfrenta a un delito de simulación, tipificado en el Código Penal y castigado con pena de prisión de entre seis y doce meses. Además, la Policía Judicial está estudiando la posibilidad de imputarle un segundo delito por alteración del orden público. Por todo ello, en los próximos días pasará a disposición judicial.

    El jueves comparecieron el jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, Aurelio Fernández, y el jefe de la Policía Local, Rubén Muñoz, para explicar que las fotos que circulaban en redes sociales de un payaso en el pasaje comercial de Menacho y de otro payaso a los pies de la Torre de Espantaperros eran en realidad fotomontajes. Ayer por la tarde, se sumaron a una nueva comparecencia pública otros dos agentes, Juan Manuel de la Cruz, portavoz de la Policía Nacional, y Ramón Miguel, jefe del grupo de Policía Judicial, para terminar de desmontar la historia de los payasos. Aunque inicialmente los agentes dieron credibilidad a la denuncia, la propia actitud del chico fue despertando las sospechas de la Policía. La primera vez que acudió a denunciar ante la Policía Nacional «vino sin ningún tipo de vendaje ni dolor y dijo que le habían dado un golpecito», relata De la Cruz. Al día siguiente volvió a Comisaría y presentó un parte médico de contusión leve. A partir de ahí, en sus apariciones en los medios de comunicación iba con muleta.

    Tras las sospechas, la Policía Judicial hizo un primer visionado de las cámaras de seguridad de los locales de Menacho, sin que encontraran ningún indicio que verificara lo contado en la denuncia por el joven. El siguiente paso fue llamar ayer por la mañana al chico, que mantuvo el relato de la agresión y firmó un acta con la hora y el lugar exacto sobre un plano de la calle Menacho de su -ya se sabe que inventado- encontronazo con el payaso.

    «Muy influenciado»

    Tras esto, la Policía Judicial hizo una revisión minuciosa de las grabaciones de las cámaras de seguridad y, explica Ramón Miguel, «determinamos que la agresión no ha existido porque ni se ve ningún payaso, ni ninguna agresión y además, es un día en el que apenas pasan personas por esa calle». Acto seguido, vuelven a llamar al chico y entonces, casi al mediodía y con la evidencia por delante, se derrumba y confiesa: se lo había inventado todo. Lo que no deja claro son los motivos que le llevaron a la mentira. Miedo según el joven, llamada de atención sospecha la policía. Lo que sí saben los agentes es que el joven estaba «muy influenciado» por el revuelo que se había formado en torno a la polémica de los payasos y conocía todo lo que se había publicado en redes y en los medios de comunicación.

    Caso cerrado

    Tras su detención, la Policía tomó declaración al joven, ya acompañado de su abogado, en la que dio una nueva versión, ya sin payaso. «Afirma que tuvo una bronca con su pareja sentimental, se dio una vuelta y fue agredido por una persona normal y corriente y, aprovechando que había todo este revuelo, vino a Comisaría y denunció la agresión por parte de un payaso», cuenta De la Cruz, quien manifestó que de esta agresión tampoco hay ninguna evidencia ni se va a investigar. Con esto, añadía el jefe del grupo de Policía Judicial, «damos por terminado el caso porque su credibilidad está bastante en entredicho».

    La primera sorprendida por la denuncia falsa ha sido la madre del chicho, quien se apresuró a contar la agresión en redes sociales tal y como se la había relatado su hijo, sin sospechar que pudiera ser mentira. Tras su detención ayer y por el mismo cauce, pidió disculpas públicas y reconoció que su hijo se lo había inventado todo.

    «Creemos que con esta detención mostramos a la sociedad que no hay payasos, que es una invención, y que si esta noche -en referencia a las fiestas de Halloween- hay payasos sea para disfrutar y no para amenazar a nadie», dijo el portavoz de la Policía Nacional, quien valoró además que: «Desde la Jefatura creemos que todo esto ha sido una verdadera psicosis que no está basada en nada. Se han recibido apenas 12 o 13 llamadas de personas que dicen que han visto a payasos pero ningún indicativo policial ha podido identificar a ninguno».

    Mensaje de la madre del detenido en Facebook

    Mensaje de la madre del detenido en Facebook / HOY