Hoy

El acceso al Fuerte de San Cristóbal refuerza la seguridad con bandas reductoras

La calle Inés Medrano Gil tendrá más señales.
La calle Inés Medrano Gil tendrá más señales. / José Vicente Arnelas
  • El Ayuntamiento colocará nuevas señales de tráfico y pasos de peatones para mejorar la salida de los vehículos hacia la izquierda

Más seguridad para conductores y viandantes. Es el objetivo que persigue el Ayuntamiento con las obras que desarrollará en los accesos al Fuerte de San Cristóbal. Es decir, entre el final de la calle Inés Medrano Gil y el inicio de la avenida Padre Tacoronte. En ese tramo donde los conductores suelen circular rápido se van a colocar más señales marcando un límite de 30 kilómetros por hora, bandas reductoras en tres puntos y un paso peatonal elevado. Se reforzará también la señalización vertical.

Este paso de cebra se ubicará en Padre Tacoronte, sobre la vía del ferrocarril. Las bandas reductoras se colocarán en la calle Cardenal Cisneros, justo antes de desembocar en la confluencia de Padre Tacoronte e Inés Medrano Gil, y otra más entre Cardenal Cisneros y Padre Tacoronte. Este último punto es de bajada para los vehículos desde el Gurugú. La tercera banda reducida se colocará en el sentido de subida para los vehículos antes del ceda el paso para que se dé prioridad a los vehículos que proceden de la avenida Cardenal Cisneros. De esta manera se garantiza la seguridad de los vehículos al permitir el giro a la izquierda de los vehículos procedentes del fuerte.

Habrá además dos pasos de cebra nuevos. Uno en el inicio de la calle Azucena y otro más al final de la calle Inés Medrano Gil, antes de llegar a la zona donde los vehículos pueden girar hacia San Fernando.

Además de mejorar la seguridad en este punto, se adecuará el inicio del acceso al fuerte de San Cristóbal desde la avenida Padre Tacoronte mediante la ejecución de un firme de hormigón blanco. Según el proyecto, se elegirá uno que se adecue con el entorno monumental. Ahí también se pondrá una canaleta para tráfico pesado que dirija el agua de lluvia hacia un canal próximo._Con esta canaleta se impedirá el arrastre de lodos hacia la calzada con el fin de evitar el peligro que pueden suponer el barro y la gravilla.

Además, se quiere facilitar la entrada y salida de autobuses que acudan de visita al fuerte, así que se colocarán señales para impedir el aparcamiento.

El Ayuntamiento acaba de sacar a concurso la obra con un plazo de ejecución de un mes y un importe de 59.400 euros.

Temas