Hoy

Una gamberrada que pudo acabar en tragedia

El delito fue cometido en este tramo de carretera próximo a Zafra.
El delito fue cometido en este tramo de carretera próximo a Zafra. / Verónica Conejo
  • Condenan a un joven que provocó un accidente al arrojar a la calzada varios hitos kilométricos cerca de Zafra

El día 19 de julio de 2015 estuvo a punto de producirse un grave accidente de tráfico a las afueras de Zafra. Y la razón no fue un despiste, sino una gamberrada a la que el juzgado de primera instancia número 1 de Zafra acaba de poner precio: 1.095 euros de multa, más de 1.500 euros en concepto de indemnización y 20 días de trabajos en beneficio de la comunidad.

De ese modo se zanja judicialmente una causa que fue instruida después de que la Guardia Civil de Zafra lograra identificar a los jóvenes que, según varios testigos, arrojaron a la calzada 11 hitos kilométricos, uno de los cuales casi echa de la calzada a un coche BMW ocupado por varias personas.

El suceso ocurrió el día 19 de julio de 2015 cuando Iván F. S., que entonces tenía 22 años de edad, recorría a pie un tramo de la carretera Ex-101 (entre los puntos kilométricos 2,600 y 2,700) que comunica la Nacional 630 con Fregenal de la Sierra. El lugar exacto se localizaba entre las localidades de Los Santos de Maimona y Zafra.

Eran las 6 de la mañana y, según se recoge en la sentencia, este joven arrancó varios hitos de señalización y los arrojó al centro de la calzada «con pleno conocimiento de que ello podría generar un riesgo alto en la circulación y que podría ocasionar un accidente».

Justo eso es lo que ocurrió cuando un coche BMW modelo 530D perteneciente a la empresa Bodegas Toribio colisionó contra uno de estos obstáculos y sufrió un accidente.

En el atestado que realizó la Guardia Civil de Tráfico se recoge que cuando el coche se llevó por delante el hito iba a cruzarse con otro vehículo que circulaba en sentido contrario por el carril adecuado, mientras que a la derecha había un talud de tierra. La habilidad del conductor evitó que se produjera un siniestro más grave, puesto que un volantazo hacia la izquierda hubiese desencadenado un choque frontal mientras que un volantazo hacia la derecha lo habría hecho impactar contra el talud. «Si el conductor del coche no hubiese tenido una reacción sensata, las consecuencias podrían haber sido terribles», ha confirmado a HOY uno de los agentes que intervinieron aquella noche.

Tras tener conocimiento de los hechos, la Guardia Civil inició una batida en la zona para tratar de localizar a los responsables de una gamberrada que ya en ese momento fue considerada un delito.

Esas gestiones permitieron recabar el testimonio de un vecino de Zafra que aseguró haber visto a tres jóvenes en el lugar de los hechos. Aportó sus características y poco después los agentes localizaron a un menor que trataba de entrar en Zafra por el polígono industrial. Fue sorprendido cuando iba a cruzar por debajo de las vías del tren. Con posterioridad fueron localizados los dos jóvenes mayores de edad que lo acompañaban.

El caso acabó en el juzgado de Zafra y ahora se ha conocido la sentencia en la que se condena a Iván F. S., que ha sido encontrado culpable de un delito contra la seguridad vial, consistente en crear riesgo para la conducción, en concurso con un delito de daños.

Se le impone una multa de 1.095 euros que deberá ir pagando a lo largo de un año a razón de 3 euros diarios. Además, tendrá que indemnizar a la Junta de Extremadura con los 238,37 euros que costó el arreglo de los 11 hitos arrancados y a Bodegas Toribio con los 1.328 euros que invirtió en el arreglo del coche. La sentencia le obliga también a realizar 20 jornadas de trabajos en beneficio de la comunidad.

Por este mismo hecho ha sido condenado el menor de edad identificado por la Guardia Civil el día en el que se produjo este accidente de tráfico.