Hoy

La Policía Nacional detiene a un clan familiar que vendía drogas en el Casco Antiguo

Parte del dinero en efectivo, el machete y la droga que encontraron los agentes en el domicilio. :: HOY
Parte del dinero en efectivo, el machete y la droga que encontraron los agentes en el domicilio. :: HOY
  • En la 'operación Patati' los agentes entraron por la puerta y el balcón de la vivienda, en la calle San Gabriel

La Policía Nacional desarticuló el pasado viernes un clan familiar dedicado a la venta de drogas en el entorno de la plaza Alta tras detener a cuatro personas como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas e intervenir 570 dosis de cocaína y más de 4.700 euros.

La operación se desencadenó este fien de semana, pero la investigación comenzó hace varias semanas.

Funcionarios adscritos a la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO) de la Jefatura Superior de Policía de Extremadura detectaron la existencia de un punto de venta en el centro de Badajoz al que acudía diariamente una notable clientela para proveerse de droga, según explican desde la Policía.

En una primera fase de la investigación, y tras identificar a los presuntos vendedores, se logró identificar los proveedores, todos pertenecientes a una misma familia, sin actividad laboral conocida y con un alto nivel de vida.

El clan estaba perfectamente jerarquizado y organizado. Cada uno de los miembros cumplía una misión específica, según informa la Jefatura Superior de Policía de Extremadura en una nota.

Los agentes concluyeron el viernes la denominada 'operació patati' tras varias semanas de vigilancia sobre punto de venta, situado en la calle San Gabriel del Casco Antiguo, una perpendicular a San Juan de Ribera que desemboca en el acceso a la plaza Alta. En eta labor de vigilancia se pudieron levantar varias actas de aprehensión de sustancia estupefacientes, en concreto de cocaína, a los compradores.

Además, comprobaron las grandes medidas de seguridad que los investigados adoptaban durante la venta. Junto a la presencia de un 'aguador' (persona encargada de avisar de la presencia policial) constantemente junto al domicilio, también tenían una puerta, otra contrapuerta y una verja para poder acceder al interior de la casa.

Una vez obtenidos los indicios y pruebas necesarias, se solicitó de la autoridad judicial competente la correspondiente autorización de entrada y registro en el domicilio investigado y, tras ser concedida, ésta se llevó a cabo el pasado viernes por la noche.

Con la colaboración de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) y del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) -estos últimos desplazados desde la Jefatura Superior de Andalucía Occidental- la entrada se efectuó simultáneamente por la puerta de acceso y por uno de los balcones de la vivienda, consiguiendo sorprender a los investigados.

En el registro se intervinieron 570 dosis de cocaína, 15 gramos de hachís, 4.723 euros en efectivo, una báscula de precisión, recortes de plástico para la confección de 'papelinas', sustancia de corte y un machete, y se procedió a la detención de cuatro personas.

Los detenidos, de entre 25 y 42 años, tres de ellos con antecedentes policiales, fueron trasladados hasta dependencias policiales para la práctica de las correspondientes diligencias. Dos de los detenidos fueron puestos a disposición de la autoridad judicial, mientras los otros detenidos fueron puestos en libertad con cargos.