Hoy

Tres mujeres sufren un ataque de ansiedad al producirse un escape de gas en su vivienda

La fuga se produjo en el número 13 de la calle Pescadores.
La fuga se produjo en el número 13 de la calle Pescadores. / C. MORENO
  • La fuga se originó en la válvula de la bombona de butano y tuvieron que intervenir los bomberos

badajoz. Los bomberos del Ayuntamiento de Badajoz tuvieron que desplazarse ayer por la mañana a una vivienda de la barriada de Las Moreras para atender a una familia que se alarmó después de comprobar que en el interior de la casa había un fuerte olor a gas.

El suceso se produjo a las 7.35 de la mañana cuando la familia que vive en el número 13 de la calle Pescadores se percató de que una de las bombonas de gas butano que tenían en su domicilio presentaba una posible fuga.

Ante el temor a que pudiera producirse una explosión, tanto la mujer que se encontraba en el inmueble como sus dos hijas, de 25 y 31 años, decidieron pedir ayuda a los servicios de emergencias.

La alerta entró en el teléfono del 112 y desde allí se informó a los bomberos, que desplazaron una unidad de mando y una bomba pesada.

Cuando llegaron a la zona comprobaron que entre los vecinos había cundido la alarma. Por esta razón trataron de tranquilizarlos mientras se introdujeron en el domicilio para buscar el origen de la fuga.

Juan Carlos de Lima, suboficial del Servicio Municipal de Bomberos, confirmó horas después que el problema surgió en la válvula kasonga de la bombona de butano (lo que popularmente se conoce como la alcachofa de la bombona). «De ahí es de donde salía el gas, por eso entraron los especialistas, airearon la vivienda para reducir la concentración de gas y desconectaron la válvula para evitar que siguiera saliendo».

De Lima indicó que las tres ocupantes de la vivienda sufrían un fuerte estado de ansiedad, por lo que se requirió la presencia de una ambulancia medicalizada que trasladó a la madre, de 55 años, y a una de sus hijas al hospital. «Podrían haber sufrido una pequeña intoxicación pero el problema más bien era el estado de nerviosismo que presentaban».

Desde el Servicio de Bomberos se ha indicado que en este tipo de situaciones lo aconsejable es abrir las ventanas y las puertas de la vivienda que den a la calle para crear una corriente de aire que reduzca la concentración de gas. «Luego hay que cerrar la espita de la bombona y quitar la alcachofa para evitar que siga saliendo gas».