Hoy

Averías y mantenimiento

El acuerdo entre Junta y Sareb implica que la propietaria de los pisos cede el usufructo de las viviendas y que la cesión solo alcanza a inmuebles en buen estado, listas para ser habitadas sin incidencias. La Junta se encargará de los gastos de mantenimiento en los pisos, de las reparaciones ordinarias y de la asistencia técnica al arrendatario. Con esta responsabilidad queda claro a quién deben dirigirse los beneficiarios ante cualquier problema o incidencia. En los pisos de titularidad pública, la rotura de un ascensor o el mantenimiento de las zonas comunes se convierte, muchas veces en un quebradero de cabeza. En las viviendas de Las Moreras, por ejemplo, un ascensor ha tardado más de dos meses en volver a funcionar.