Hoy

El Plan Urban se repite veinte años después

El aparcamiento de Santa María fue uno de los proyectos financiados con el Plan Urban. :: hoy
El aparcamiento de Santa María fue uno de los proyectos financiados con el Plan Urban. :: hoy
  • Ese programa europeo invirtió 18 millones de euros, la misma cantidad recién adjudicada con los Dusi

  • La concesión del nuevo plan de ayudas abre una puerta a la ciudad para seguir recuperando el Casco Antiguo y diversificar las acciones por las barriadas

Hace 22 años el Casco Antiguo era un foco de marginación y pobreza. Hoy, sin embargo, es una de las zonas mimadas de la ciudad, donde se sigue poniendo mucho esfuerzo por seguir con una rehabilitación que comenzó en 1995. Aquel año la ciudad recibió el Plan Urban, el antecesor de los fondos Dusi que Europa ha concedido esta semana a Badajoz. Por este motivo, los 15 millones europeos y los 3,8 que aportará el Ayuntamiento hacen soñar con una revolución. Con la diferencia de que en esta ocasión no se invertirá solamente en el casco histórico. Está previsto que el dinero llegue a barriadas como Suerte de Saavedra, Cerro de Reyes, Gurugú, La Uva, El Progreso y Colorines.

En 1994, el entonces alcalde, Gabriel Montesinos, solicitó el Plan Urban para la ciudad. Un año después, y recién llegado a la Alcaldía Miguel Celdrán, le aprobaron la subvención. Europa inyectó entonces 2.300 millones de las antiguas pesetas en la ciudad (casi 14 millones de euros), una cantidad a la que la Junta y el Ayuntamiento contribuyeron con 760 millones de pesetas. En total, fueron 18 millones de euros que sirvieron para recuperar un casco antiguo abandonado.

Entre las obras más destacadas está la revitalización de la Plaza Alta, pero hubo muchas otras. Se construyó la vía rápida, que sirvió para que los vehículos circularan por la misma plaza; el Museo de la Ciudad, el edificio de Servicios Sociales, la sede de la Uned y el aparcamiento de Santa María.

Se creó el programa de rehabilitación de fachadas, se iluminaron las murallas y se construyeron los accesos al hospital militar, que estaba ya vacío y cerrado. Asimismo, se urbanizaron calles y se sustituyeron las conducciones de agua y luz, es decir, se renovaron las infraestructuras. Y, a todo esto, se sumó una infinidad de proyectos sociales enfocados a mejorar las condiciones de vida de los residentes en el barrio, desde acciones para las prostitutas hasta planes de rehabilitación de drogodependientes, escolarización de gitanos... También se desarrollaron programas para revitalizar el comercio y para fomentar la implantación de empresas.

Aquel Plan Urban sentó las bases para que la Universidad y la Junta decidieran ubicar la Facultad de Ciencias de la Comunicación en la Alcazaba, una dotación que ha sido fundamental para llevar a gente joven cada día hasta la fortaleza. Y, a su vez, ha hecho que posteriormente los empresarios se animaran a abrir bares en la Plaza Alta y su entorno. Así se ha fomentado que los pacenses se mudaran también a la zona histórica y, en consecuencia, se erradicaron muchos problemas de los que tenía el centro.

Todo este cambio en el centro hace respirar optimismo en el Ayuntamiento y pensar que los nuevos fondos Dusi puedan tener un efecto realmente notable tanto en el centro como en las barriadas.

El Ayuntamiento aún no ha explicado qué medidas concretas desarrollará con todo ese dinero, pero sí se conoce la candidatura con la que logró el programa. Y en ella sí que ponen cifras globales a diferentes áreas.

A la peatonalización de calles, mejoras para transportes y fomento de la movilidad sostenible se destinan 2,2 millones de euros. En mejorar la eficiencia energética se invertirá otro 1,4 millones de euros y en mejorar la inteligencia digital se invertirán 1,9. En este último paquete se incluye, por ejemplo, desarrollar el sector turístico digital.

A recuperar murallas y edificios patrimoniales se destinan 3,7 millones de euros y a mejorar el entorno urbano natural van 2,1 millones de euros. En este último apartado se incluyen el río y los parques.

Un tercio del programa, 6,1 millones de euros, se destinarán a tres grandes bloques: mejorar las capacidades para encontrar un empleo de los pacenses, integración de colectivos con problemas y realizar mejoras en viviendas. Por el momento, esto es lo que se conoce del destino que se va a dar a todo el dinero de Europa, ya que en el Ayuntamiento han guardado silencio esta semana y prefieren esperar a las próximas para ir desgranando medidas. El horizonte del proyecto es el año 2020.