Hoy

Crean el nuevo carril bus junto a las Josefinas y queda colapsado horas después

vídeo

Los padres aparcaron en doble fila junto al carril bus, en cuyo inicio estacionó un coche. :: j. v. arnelas

  • Los operarios pintaron ayer la zona de exclusión junto a la parada del transporte público que hay frente al colegio, pero a las 14.00 horas estaba rodeada de coches

Los padres que ayer llevaron a sus hijos en coche al colegio Sagrada Familia (Las Josefinas) se encontraron con la sorpresa de que una cuadrilla de operarios comenzó a delimitar a primera hora de la mañana el pequeño carril bus que ha decidido crear el Ayuntamiento junto a la entrada del colegio.

A diferencia de lo que ocurre en otras zonas de la ciudad, en este caso la zona de exclusión se limita al pequeño tramo de calle en el que hacen parada los autobuses de las líneas 2 y 21. Históricamente, esa parada es utilizada por los padres del colegio para detener sus vehículos mientras dejan o recogen a sus hijos, una práctica con la que se ha propuesto terminar la Policía Local creando un pequeño carril bus.

Algunos padres llamaron ayer la atención sobre la anchura de la zona habilitada, que a pesar de ser concebida para el paso de un autobús ni tan siquiera tiene la anchura suficiente para el paso de un vehículo.

En su primer día de uso, los padres del colegio de las Josefinas evitaron aparcar en el nuevo carril bus, pero eso no evitó que estacionaran junto a él. El resultado fue que a las 14 horas volvió a quedar inutilizado uno de los carriles de circulación, tal y como venía ocurriendo hasta ahora.

Por esta razón, los vehículos que se movían por la avenida de Santa Marina en dirección a El Corte Inglés sólo podían utilizar uno de los carriles para circular, puesto que en el carril de la derecha había una fila de vehículos estacionados en doble fila que comenzaba en Colón y concluía casi en la esquina que desemboca en El Corte Inglés.

Los estacionamientos indebidos también se podían ver en dos tramos de la avenida de Colón (el que comienza en el Colegio de Médicos y muere junto al colegio, y el que discurre junto al restaurante Los Alféreces).

Con este escenario, un autobús de la línea 2 se aproximó al colegio y, ante la imposibilidad de acceder al nuevo carril bus, detuvo la marcha en el carril central. En ese momento se abrió la puerta y, casi a la carrera, bajó una chica que tuvo que sortear los coches en doble fila para llegar a la acera.