Hoy

El Gurugú, el Progreso y la UVA recogen firmas para que no cierre el único banco de la zona

Los vecinos recogen firmas a las puertas de la entidad. :: pakopí
Los vecinos recogen firmas a las puertas de la entidad. :: pakopí
  • Ahora sólo disponen de una oficina bancaria en Padre Tacoronte, pero a partir del día 21 tendrán que desplazarse a Carolina Coronado

badajoz. Los colectivos sociales que representan a los vecinos que residen en las barriadas del Gurugú, el Progreso y la UVA iniciaron ayer una campaña de recogida de firmas para pedir que no cierre sus puertas la única oficina bancaria que existe «vías arriba».

La iniciativa se está llevando a cabo después de que los responsables de la sucursal que Caja Badajoz (Ibercaja) tiene en la avenida Padre Tacoronte les hayan indicado que a partir del próximo 21 de octubre cerrará sus puertas la oficina y sólo quedará operativo el cajero automático con el que cuenta la entidad.

El asunto fue tratado la pasada semana por la Plataforma Avanza, en cuyo seno se agrupan las asociaciones de vecinos de las tres barriadas, los centros de enseñanza, el centro de salud, la mezquita y otros colectivos con representación social.

«A pesar de la amenaza que se cierne sobre la oficina, nosotros somos optimistas. Tenemos derecho a protestar y creemos que nuestra reivindicación es justa», dijo ayer la portavoz de la plataforma, Antonia Nieto.

En su opinión, el cierre de la única oficina bancaria existente obligará a todos los vecinos a acudir a las sucursales que existen en la avenida Carolina Coronado, dificultando el acceso a un servicio que consideran básico para el vecindario. «La Caja de Ahorros es una institución aquí, pero la empresa nos ha dicho que esta oficina no es rentable», dijo Salvador del Amo, presidente de la asociación de vecinos de El Progreso.

Muchos de los vecinos que ayer acudieron a la oficina expresaron el temor que sienten ante la posibilidad de tener que desplazarse a San Fernando para sacar dinero. «La distancia es mayor y el riesgo de robo también».

En la primera jornada de recogida de firmas prestaron su apoyo más de 200 vecinos, una cifra que esperan aumentar a lo largo de la semana. «En el Gurugú, el Progreso y la UVA pueden vivir alrededor de 12.000 personas, es mucha gente para quedarse sin banco», lamentó del Amo.

Los vecinos esperan reunirse durante los próximos días con los responsables de la entidad para plantearles su inquietud y confían en que la decisión cambie. «Todo lo que sea quitar servicios nos perjudica», concluyó Antonia Nieto.

Temas