Hoy

Patrimonio desbloquea la obra del colector bajo el Puente de Palmas

vídeo

El colector atravesará finalmente el Puente de Palmas bajo el tercer ojo. :: josé vicente arnelas

  • Los trabajos tardarán al menos dos semanas en comenzar después de que se haya autorizado el paso de la tubería bajo el tercer arco

Dentro de poco las máquinas volverán a trabajar en el Paseo Fluvial. La Comisión Provincial de Patrimonio ha desbloqueado el proyecto para que el colector pase bajo el Puente de Palmas. Atravesará el tercer arco, como estaba previsto desde el principio, pero los técnicos han realizado una serie de cambios para suavizar el resultado.

Esta alternativa se basa en desplazar la instalación a un lado y ocupar una altura inferior a la prevista inicialmente, algo que se conseguirá al colocar dos tubos en lugar del gran colector en este punto. De esa forma podrá ser más bajo y dejar más espacio al aire sobre la tubería por la que discurrirán las aguas fecales y pluviales.

Estas tuberías quedarán enterradas bajo un talud que se cubrirá de vegetación y se adecentará para que los viandantes puedan atravesarlo a pie o en bicicleta. Una vez que termine la obra será más parecido al parque del río que al Paseo Fluvial como estaba estructurado antes, dado que se va a dotar de senderos, zonas ajardinadas y un embarcadero que ya se puede ver.

La Comisión Provincial de Patrimonio Histórico acordó por unanimidad aprobar esta modificación el día 14 de este mes, lo que supone el desbloqueo de las obras. Esta comisión tuvo en cuenta que se reducía de forma considerable el impacto visual sobre el puente y su entorno al reducir la altura del colector y emplear materiales y acabados más acordes con el Puente de Palmas. Cabe recordar que se trata de un monumento. La Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural autorizó la intervención en una resolución firmada el pasado día 20.

Acuaes es la sociedad estatal que ejecuta las obras en las redes de saneamiento de la ciudad. Su director es Emilio del Pozo, quien ayer confirmó que están pendientes de recibir formalmente la resolución para poner en marcha las obras de nuevo. La empresa requerirá dos semanas desde que la avisen, dado que debe contratar maquinaria que tuvo que devolver cuando la obra quedó parada, en diciembre pasado. Una vez que se retomen las obras, tardarán dos meses en terminar. El colector se puede ver justo antes del puente, solo tienen que conectarlo. Es posible que la actuación se alargue algo más si el otoño es lluvioso. Por el momento, las obras no se han retomado.

El proyecto consiguió hace años el visto bueno de la dirección general competente en Medio Ambiente de la Junta de Extremadura y las obras comenzaron. En julio del año pasado surgieron las primeras advertencias de la asociación Cívica, cuando ya se podía ver este arco limpio de vegetación.

Este colectivo criticaba que el colector cegara parte de ese tercer arco bajo el puente y pedía a las administraciones que replantearan el proyecto en este punto. Alertaba de que las dimensiones del tubo taparían gran parte del hueco e impactaría en la visión final de este puente.

Hay que tener en cuenta que se trata de un Bien de Interés Cultural y tiene grado de protección A. Esta protección hizo reaccionar a las administraciones ante las denuncias de la Cívica y plantearon la posibilidad de cambiar la idea inicial.

Así que Acuaes, la sociedad estatal que realiza estas obras, y el Ayuntamiento decidieron parar las obras hasta que Patrimonio de la Junta diera su visto bueno, lo que ha hecho ahora.

Descartada la otra opción

En estos meses se estudió una segunda opción para evitar el tercer ojo del puente. Consistía en derivarlo al segundo y conllevaba una serie de inconvenientes. Principalmente, que requeriría una nueva tramitación que podría alargarse hasta dos años.

El proyecto hacía también referencias a un alto coste ambiental, la complejidad que conllevaría y su repercusión en el paseo fluvial entre los puentes de la Autonomía y de la Universidad. Obligaría a demoler parte del paseo existente y a desviar el colector actual, subirlo y requerían de nuevas bombas para que las aguas pasaran. Además, resultaba bastante más caro. Esta opción disparaba el importe hasta el punto de que la actuación se fijaba en 646.000 euros, mientras que la finalmente elegida costará 62.000 euros.

Hay que tener en cuenta que el proyecto está acogido a fondos europeos que urgen su finalización para poder usarlos.