Hoy

«No puedo darle una plaza a Luengo porque no es legal»

El alcalde insiste en que el Ayuntamiento no puede conceder una plaza de trabajo al exempleado municipal que lleva 18 días en huelga de hambre a las puertas del Ayuntamiento. «No puedo darle una plaza a Pedro Luengo porque no es legal», asegura.

Luengo se presentó a unas oposiciones de oficial-conductor que aprobó, pero sin plaza. De quienes sacaron más de un cinco pero no la lograron se formó una bolsa de trabajo, donde él estaba en cuarta posición, y se le llamó para cubrir una sustitución. El prejubilado al que suplía avisó de que se jubilaba nueve días antes de hacerlo y, por tanto, no se comunicó a Luengo el despido con 15 días de antelación, como obliga la Ley. La jubilación conllevaba el cese del contrato de Luengo. Este reclamó y el Ayuntamiento le indemnizó por el despido tardío, al ser improcedente. Luengo reclamó a los juzgados y este dio al Ayuntamiento a elegir entre la readmisión y la indemnización, que ya había pagado. El alcalde explicó estas circunstancias en un pleno en abril y ayer leyó el acta de la sesión. Luengo ya había comenzado entonces sus protestas.

«Desgraciadamente hay quien lo está manipulando para obtener rédito político sin tener en cuenta su salud, su situación familiar y generándole unas expectativas que son falsas: que el Ayuntamiento te comunique un despido diez días tarde no da derecho a que te quedes con una plaza que no es tuya. En tal caso tendría que salir a concurso para que pueda presentarse cualquier ciudadano. El primero que empatiza con él soy yo, pero tengo que tomar decisiones. No puedo darle lo que quiere si lo que quiere no es legal», zanja.