Hoy

Lavado de cara de la plaza Memoria de Menacho

El espacio, después de ser limpiado. :: casimiro moreno
El espacio, después de ser limpiado. :: casimiro moreno
  • Los muros del baluarte, así como la cartelería turística y las rejillas de ventilación acaban de ser adecentadas

Muros grafiteados, paneles turísticos ilegibles por las pintadas y el suelo lleno de botellas de vidrio y cristales rotos. Esa era la escena que hasta hace unos días se podía contemplar en la plaza Memoria de Menacho, donde los vándalos habían dejado su huella.

La suciedad y los restos de botellón se extendían por la parte superior del Baluarte de Santiago, ofreciendo una imagen de dejadez y de abandono de este céntrico espacio, tal y como se puede observar en las dos fotografías inferiores. En la de la derecha se puede comprobar cómo varias litronas cuelgan de las rejillas de la instalación de ventilación del parking. Incluso han roto parte del ladrillo de la muralla abaluartada, cuyas piezas se pueden identificar amontonadas en esa misma instantánea. Además, por el suelo se acumulaban recipientes de plásticos y otros desperdicios.

Para acabar con esta situación y evitar que el recinto siguiera deteriorándose, la Concejalía de Limpieza y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Badajoz ha decidido realizar un lavado de cara hace escasas semanas para arreglar las áreas más degradadas.

Así, los operarios han despejado la plaza y han eliminado toda la pintura que afeaba las paredes, así como los garabatos que habían destrozado los carteles informativos. La actuación de los trabajadores de limpieza se llevó a cabo después de que a principios de este mes la Asociación Cívica se pusiera en contacto con Antonio Ávila, edil de la materia, alertándole del estado en el que se encontraba el entorno de la Memoria del General Menacho.

El problema para este colectivo es que dicha plaza es muy poco frecuentada por los vecinos de la ciudad y permanece demasiado tiempo sin vigilancia. «De este modo, se convierte en un lugar perfecto para que los gamberros comentan actos vandálicos o realicen botellón de manera impune en un lugar prohibido. No hay que olvidar que este espacio forma parte del patrimonio histórico de la ciudad», manifiesta José Manuel Bueno, portavoz de la Cívica.

Esta misma situación se repite ocasionalmente en otras partes de la muralla, como el lienzo ubicado junto a Puerta Pilar o en las partes más escondidas de la Alcazaba. Cada fin de semana aparecen botellas y otros desechos en el baluarte de San Roque, que rodea al Palacio de Congresos; sobre el adarve del muro que llega hasta este recinto; o en las torres de la Alcazaba.

Durante la noche, estos monumentos se convierten en espacios de reunión para los jóvenes. Según Bueno, esto se debe a que muchos de ellos están tapados con árboles u otros elementos y no cuentan con vigilancia. «Al final, las consecuencias las soporta el patrimonio histórico y monumental de la ciudad, que sufre los daños derivados de estas prácticas», advierte Bueno.

La Asociación Cívica pide un mayor control en estas áreas para garantizar su conservación. No sólo solicitan presencia policial, sino que además reclaman más acciones educativas para dar a conocer la riqueza cultural con el fin de que la población tenga un mayor conocimiento de la importancia de los bienes históricos.

«También se debe sancionar a quienes realicen botellón en zonas no habilitadas para ello o cometan actos vandálicos, como ha sucedido hace poco tiempo en la muralla de Puerta Pilar», sostiene Bueno.

Temas