Hoy

Los ciclistas toman la ciudad

vídeo

Los participantes empiezan el recorrido. :: j. v. arnelas

  • Unas 5.000 personas se echaron a la calle para participar en el Día de la Bicicleta

Calor, ciclistas, diversión y deporte. El Día de la Bicicleta cumplió con las expectativas y congregó ayer a unas 5.000 personas que se echaron a la calle para disfrutar de una jornada en familia o con amigos. La cita demostró conservar su gran poder de convocatoria, ya que registró un alto nivel de participación a pesar de coincidir con las actividades de Almossassa y una salida medioambiental por las orillas del río Guadiana organizada por Adenex.

Pequeños y mayores aficionados a las dos ruedas quisieron apoyar esta iniciativa en la que los ciclistas toman la ciudad por unas horas.

Muchos usuarios incorporaron altavoces en sus vehículos para animar con música el recorrido. También se vieron muchos niños con sus propias bicicletas mientras que otros viajaron acoplados en sillitas o en carros remolcados por sus padres.

«Se trata de una actividad saludable y divertida que te permite pasar un día agradable en familia. Es un buen momento para movernos por las calles de la ciudad en bicicleta, ya que cortan el tráfico. De este modo es más fácil y seguro disfrutar del paseo», afirmó Estefanía González, que realizó la ruta con sus dos hijos.

La organización contabilizó más de 4.500 inscritos, aunque a esta cifra hay que añadirle el número de personas que se animaron a participar en el último momento e hicieron el recorrido sin dorsal, lo que elevaría el número hasta los 5.000. De hecho, muchos patinadores también se sumaron a la convocatoria y acompañaron a las bicis durante el trayecto.

Soledad Figueroa se movió en patines mientras que sus dos hijos, de 8 y 11 años, pedaleaban junto a ella sobre sus bicis. «Me gusta mucho esta propuesta. Es un día para hacer visible la bici, aunque yo prefiero los patines. Por eso hemos venido, porque lo importante es fomentar la movilidad sostenible y otros medios transporte alternativos al coche», manifestó esta pacense que acudió por primera vez a esta cita que se celebra desde hace 31 años.

El buen tiempo y las altas temperaturas hicieron agradable una jornada que arrancó a las 11 horas desde el Carrefour de la carretera de Valverde. Los primeros participantes comenzaron a llegar alrededor de las 11.45 horas al Carrefour de Valdepasillas, donde se realizó un sorteo entre quienes entregaron el dorsal. Entre los premios había bicicletas, tablets, cámaras de fotos y embutidos.

«Es una buena manera de que los chicos se entretengan mientras adquieren hábitos saludables», agregó Javier Sánchez, que acompañó a sus hijos durante la carrera.

En los últimos años el evento ha adquirido un matiz solidario. Los ciclistas, que recorrieron más de cinco kilómetros hasta llegar a la meta, pudieron colaborar aportando un kilo de alimentos. Los productos recogidos serán entregados al Banco de Alimentos de Badajoz.

El cita estuvo marcada por un ambiente familiar y festivo, aunque también estuvo lleno de anécdotas. El elevado volumen de participantes y la presión que ejercen en las vías por las que pasan, hizo que los carriles cerrados al tráfico en Jaime Montero de Espinosa o Sinforiano Madroñero se quedaran demasiado estrechos. De hecho, por algunas calles circularon apelotonados, lo que obligó a muchos a subirse por las aceras. Esta circunstancia ralentizaba también el paseo, provocando que muchos ciclistas -mayores y pequeños- perdieran el equilibrio y se cayeran de sus bicicletas. A su vez, esas caídas obligaban a frenar a quienes llegaban por detrás.