Hoy

Una auditoría externa revisará los pagos municipales y la selección de personal

Fachada del Ayuntamiento de Badajoz. :: hoy
Fachada del Ayuntamiento de Badajoz. :: hoy
  • El Ayuntamiento saca a concurso estos trabajos obligado por el pacto con Ciudadanos

¿Ha pagado el Ayuntamiento lo que correspondía a Aqualia y Tubasa por el desfase entre lo que cuesta el servicio y lo que abonan los ciudadanos? ¿Está FCC cumpliendo íntegramente su contrato con la ciudad? ¿Realiza correctamente las selecciones del personal que entra a trabajar en el Ayuntamiento? Estas tres preguntas son algunas de las que responderá la auditoría externa que se quede con el contrato que el Ayuntamiento acaba de sacar a concurso.

La auditoría revisará los datos de los años 2013 y 2014. Es decir, los primeros de Francisco Fragoso como alcalde antes de que Ciudadanos accediera a la corporación en las elecciones de 2015. De hecho, este contrato forma parte del pacto de C's con el PP para abstenerse en la investidura de Fragoso como alcalde. Se ha tardado más de un año en licitar el contrato por el tiempo que se ha necesitado en elaborar la propuesta y la aprobación de los presupuestos de este año. Tiene un coste de 54.450 euros, aunque se valorará la oferta a la baja, y un periodo de ejecución de tres meses. Estos trabajos dependerán de la Intervención municipal, que es la encargada de fiscalizar el Consistorio. Desde el Gobierno local han insistido en varias ocasiones que están tranquilos ante la auditoría.

Con el resultado de este examen se sabrá si el Ayuntamiento ha obrado bien en los pagos de los tres grandes contratos: el de los autobuses, el de las redes de agua y la limpieza. Se trata de tres temas con cierta polémica, dado que la oposición mira con lupa cada movimiento y cuestan mucho dinero a la ciudad. Hay que tener en cuenta que las compensaciones a las empresas Aqualia, Tubasa y FCC para este año suman 17,4 millones de euros. Esa cantidad supone el 17 por ciento del presupuesto total que requiere el Ayuntamiento para funcionar: 102 millones de euros.

Además, la empresa revisará la selección de personal de cada uno de estos años que se ha realizado en convocatorias públicas de empleo. Auditarán cinco procedimientos distintos y supervisarán la relación de puestos de trabajo del Consistorio.

La auditoría revisará también las cuentas, contratos y un procedimiento de selección de personal mediante convocatorias públicas de empleo del Instituto Municipal de Servicios Sociales, la Fundación Municipal de Deportes e Ifeba.

De igual manera, se revisará el programa Fomento del Empleo y se auditarán los procedimientos de selección de personal mediante convocatorias públicas de esos mismos años. Hay que tener en cuenta que dentro de este programa se ha contratado a gente que, una vez agotados los contratos, han reclamado en los juzgados y han sido readmitidos. Ciudadanos pretende aclarar qué circunstancias rodean a las selecciones del personal que accede a estos empleos temporales. Además, muchas de las áreas que se incluyen en la auditoría, como Ifeba o las grandes contratas, están pendientes de la celebración de comisiones políticas donde la oposición pueda aclarar dudas y datos.

También se revisarán los gastos ejecutados desde los órganos de gobierno, que corresponden al alcalde y los concejales. Entre ellos, los gastos de representación.

Este contrato acaba de salir a concurso y se encuentra en la fase de presentación de ofertas por parte de las empresas interesadas.

Que un ayuntamiento se someta a una auditoría externa no es algo habitual, dado que ya cuenta con un servicio de Intervención que precisamente se encarga de fiscalizar toda la gestión. De hecho, ha habido sentencias que se han mostrado en contra de este tipo de contratos en respuesta a pleitos puestos desde la Administración General del Estado al entender que se estaba invadiendo competencias de los interventores. Se puede hacer, como es este caso, con una colaboración con la Intervención. Así que el Ayuntamiento de Badajoz no es el primer Consistorio que lo hace. En Santa Amalia, por ejemplo, desveló hace años una deuda municipal de 7,6 millones de euros. Tampoco es el último Consistorio en anunciarlo. Cáceres tiene previsto contratar una auditoría el próximo año y, al igual que en Badajoz, está exigida al PP desde Ciudadanos.