Hoy

Los ciclistas apoyan el nuevo modelo de carril-bici

vídeo

Un ciclista circula por el carril compartido recién habilitado en Sinforiano Madroñero. :: josé vicente arnelas

  • El colectivo secunda la iniciativa pero pide campañas de sensibilización y control policial

El carril bici compartido que se ha habilitado a modo de prueba en Sinforiano Madroñero ya está en uso. Este modelo de vía es nuevo en Badajoz, pero no es una propuesta desconocida entre el colectivo de ciclistas. De hecho, para las asociaciones que promueven el uso de la bici, la conocida como 'zona 30' o ciclocarril es un sistema muy extendido en otras ciudades españolas y europeas que permite a los coches y las bicis convivir en el mismo espacio. En estos ramales son estos vehículos de dos ruedas los que tienen prioridad, mientras que todos los usuarios tienen limitada la velocidad a 30 kilómetros por hora.

La llegada de este tipo de carril ha sido bien recibida por los ciclistas, que quieren circular por la calzada pero con seguridad.

Los aficionados a utilizar los dos pedales consideran que este carril bici compartido es funcional y práctico. Aunque puede ser utilizado por cualquier vehículo, las bicicletas tienen preferencia. Pueden circular por el centro del carril, ocupándolo en su totalidad, y para ser adelantadas por los vehículos de motor, estos tienen que cambiar al carril contiguo de la izquierda.

Además, con este sistema los ciclistas pueden aprovechar infraestructuras ya creadas, es decir, calles y avenidas que conectan con el resto de arterias de Badajoz.

«Nosotros siempre hemos apostado por la integración de la bici en el tráfico de la ciudad, pero para eso es necesario realizar un esfuerzo en educación vial, sensibilización y respeto por todos los usuarios de la vía», explica Álvaro Trianes, portavoz de la asociación Masa Crítica.

El problema está, precisamente, en encontrar ese equilibrio entre la bicicleta y los coches. En algunas ciudades en las que este modelo vial ya está implantado se han detectado dificultades a la hora de armonizar esa convivencia en la calzada.

«Este sistema es más propio de vías en las que la intensidad de tráfico es moderada. En Sinforiano Madroñero quizá hay demasiados coches y por eso nos parece arriesgado llevarlo a esta avenida. Sin embargo, creemos que está bien poner este modelo a prueba para que los conductores vayan viendo el uso de la bici y el hecho de compartir espacio con ellas como algo cotidiano. Poco a poco tiene que verse como algo normal e integrado en la circulación. Aunque, para nosotros, lo ideal hubiera sido que antes de acometer nuevos carriles bicis en la ciudad se hubiesen arreglado los que ya existen», señala por su parte Carlos Barriga, de la Plataforma Carril Bici de Badajoz.

Primeros días

Desde que este carril entró en funcionamiento en el tramo que se extiende entre la rotonda Isabel de Portugal y la glorieta denominada Víctimas del Terrorismo, en sentido Puente Real, también se han originado varias situaciones de peligro en esta parte de Sinforiano Madroñero. Se han creado tres carriles y, aunque ahora son más estrechos, numerosos conductores continúan dejando su vehículo en doble fila.

HOY ha estado durante los primeros días observando el comportamiento de los usuarios de esta avenida y ha comprobado que se siguen realizando muchas maniobras incorrectas en la vía. Los vehículos parados en el carril derecho bloquean esta arteria, obligando a otros coches, motos y camiones a desviarse del carril e invadir el de la izquierda.

Además, se efectúan con frecuencia adelantamientos peligrosos por la zona compartida y surgen dudas de si en ella se respeta el límite de velocidad.

Ya sea por desconocimiento de esta nueva propuesta vial o por miedo a circular entre coches, camiones, motos y autobuses, lo cierto es que durante esas jornadas se pudieron ver a más ciclistas pedaleando por la acera que por la carretera. «Lo lógico hubiese sido que se explicara a todos los ciudadanos cómo funciona este sistema, igual que se hizo en su día con la 'turborrotonda', y aunque al principio la gente no sepa de qué va la cosa al menos que no le resulte ajena del todo», apunta Trianes.

Para evitar cualquier tipo de conflicto entre ciclistas y conductores así como situaciones de inseguridad, los colectivos que promueven el uso de la bici, como Masa Crítica o la Plataforma Carril Bici, proponen que se realicen campañas de concienciación y sensibilización.

«Los problemas de seguridad surgen cuando los usuarios de la vía no tienen claro cómo aplicar las reglas de circulación o no saben quién es el que tiene la prioridad. Eso se soluciona formando a conductores y ciclistas. Si se crean nuevas infraestructuras pero la administración no aclara cómo deben actuar quienes las utilizan de poco va a servir estas iniciativas», sostiene Barriga.

A Pedro Martín, usuario habitual de la bicicleta, le parece una buena idea probar este sistema de carril bici para comprobar si la gente se adapta y responde adecuadamente. Considera, además, que las malas conductas viales de los conductores se pueden evitar intensificando la vigilancia y aumentando los controles policiales para garantizar que se cumpla la norma.

Con él coincide Trianes, quien manifiesta que, tal y como se hace en otras partes de la ciudad, en el nuevo carril bici también se puede multar a los vehículos que sobrepasan el límite de velocidad o que aparcan en doble fila.