Hoy

Una comisión adjudicará el proyecto para rehabilitar el Hospital Provincial

Fachada del Hospital Provincial.
Fachada del Hospital Provincial. / Hoy
  • La Diputación saca a concurso la redacción del documento que perfilará todo el edificio y fijará el arreglo de la planta baja

El proyecto para la rehabilitación del Hospital Provincial abarcará todo el edificio y se centrará en la planta baja, la primera en la que la Diputación quiere rehabilitar a principios de año. La institución sacó a licitación ayer el concurso, que resolverá una comisión formada por expertos de la propia Diputación, el Ayuntamiento y la Junta de Extremadura.

No es habitual que profesionales de las distintas administraciones decidan sobre el contrato que realiza una de ellas, lo normal es que sea la promotora la que decida. Sin embargo, la Diputación ha invitado a las otras administraciones para buscar el consenso. Los componentes de la comisión son un historiador del área de Cultura de la Diputación, un arquitecto de la Diputación, un técnico del área de Patrimonio de la Junta de Extremadura, un arquitecto de la Dirección General de Arquitectura de la Junta, un arquitecto municipal, un representante del Colegio de Arquitectos y un representante del Colegio de Arquitectos Técnicos y Aparejadores.

La Diputación pretende realizar el proceso de adjudicación del proyecto con transparencia, después de las críticas recibidas por la adjudicación del plan director hace unos meses a Julián Prieto, Daniel Jiménez y Jaime Olivera. Por este motivo, la institución ha esperado a sacar el proyecto a concurso al inicio de septiembre. Los concursantes disponen de 45 días para realizar su oferta y, posteriormente, dos meses para realizar su propuesta. Es un concurso abierto y se pueden presentar los arquitectos que lo deseen. El importe es de 74.144 euros.

Distintos colectivos han criticado el plan director que esboza la recuperación del edificio y se han agrupado en la plataforma por la defensa del Hospital Provincial. La Diputación organizará unas jornadas para explicar el proyecto a los ciudadanos en los próximos meses.

El plan director no es vinculante. Es decir, que lo que recoge en sus páginas no tiene por qué llevarse a cabo, aunque sirve de hoja de ruta.

En el proyecto que acaba de salir a concurso se establecen cuatro usos, uno de ellos elegido a raíz del proceso de participación ciudadana que abrió la Diputación. Es la Escuela de Idiomas, que fue la petición más repetida y que dependerá de la financiación regional.

Está previsto que la Biblioteca Regional y la zona comercial vayan en el inmueble. Además, la institución ha decidido introducir en la primera fase el Archivo Provincial que actualmente se encuentra en las dependencias de la Diputación junto a la residencia universitaria de Hernán Cortés. Solo la zona comercial, con el mercado gourmet y de abastos, está previsto obligatoriamente en la planta baja. El resto puede ir en diferentes alturas.

Entre todos estos servicios ocupan la mitad del inmueble, por lo que aún queda espacio para otros usos. En el plan director se planteaban muchas otras cosas, que pueden finalmente ir en el edificio o no.

El proyecto que ahora acaba de salir a concurso puede plantear más usos. Ahora deben concretar la planta baja, que es por donde comenzarán las obras a partir del próximo año. En el propio concurso se establece que la ejecución material no supere el millón de euros, que es el dinero comprometido en dos años por la institución provincial.

Las obras están previstas para el próximo año, cuando ya se haya creado un ente público que se dedicará a gestionar el edificio en su día a día. Este organismo, que aún queda por perfilar, recibirá el edificio con la primera planta recuperada.

Esa planta baja debe ser abierta hacia San Atón, como ya han destacado en varias ocasiones desde la institución. El director del área de Fomento, Manuel Ramírez, explicó ayer que se busca abrir el edificio para integrarlo en la ciudad. La idea es que sea un inmueble multiusos para que tenga ciudadanos todos los días de la semana a horas distintas. Si se dedicara exclusivamente a un uso administrativo funcionaría solo de 8 a 15 horas, cuando lo que se pretende es lo contrario. De hecho, se plantea que en esa planta baja se puedan ofrecer conciertos o recitales y organizar mercadillos mientras se decide el futuro del resto del inmueble.

Esta primera fase comprende la recuperación del patio del antiguo convento de las Descalzas, demolición de la cubierta que lo cierra actualmente, así como su estructura en claustros en torno a los patios originales. Así se abrirán las galerías (entendidas como calles o pasillos) hoy cerradas. Estos primeros pasos van a eliminar falsos techos para dejar ver los paramentos originales y las bóvedas.

Además de zona de paso interior, se habilitarán los mercados en torno a los claustros principales. De cara a San Atón y Minayo se ubicaría el mercado gourmet al estilo del madrileño de San Miguel o el de las Naves del Barranco en Sevilla. La zona más cercana a las calles Manuel Fernández Megías y Sor Agustina se propone como mercados de abastos con productos locales frescos.