Hoy

El black bass entretiene y suma adeptos

vídeo

Nogales enseña uno de los ejemplares de black bass que acaba de pescar en Talavera. :: pakopí

  • Extremadura es una de las regiones predilectas para practicar la pesca de esta especie

Hay peces y peces. El black bass es una especie que entretiene. Se mueve mucho y no es fácil de pescar, por eso tiene cada vez más seguidores que le dedican jornadas enteras solo para capturarlos y devolverlos al agua. Los embalses de Extremadura son el ecosistema ideal para que crezca y cada año vienen pescadores de distintas regiones en busca de este inquieto pez.

Luisma Nogales se dedica a este deporte desde que era pequeño, su primo le contagió la afición por el mundo acuático y ahora tiene una tienda de pesca en Valdepasillas. En su interior es posible encontrar artículos para todo tipo de peces y pescadores. Él se queda con el black bass, un animal de aguas dulces originario de Francia pero que hace unos años ha encontrado hogar en España y se ha desarrollado especialmente en las costas extremeñas.

Para él, las características del pez le dan el encanto a esta clase de pesca. Al ser un animal depredador que va cambiando continuamente sus gustos, la pesca exige ir alternando el tipo de cebo y la actividad va evolucionando de la mano de estos cambios. Le da muchas opciones a los pescadores, quienes tienen que ir averiguando qué quiere comer y qué montaje servirá para atraparlo. El atractivo del black bass es que su pesca divierte a más de un aficionado.

Tradicionalmente se comienza con la carpa o con el barbo, pero después cada pescador va eligiendo la especie que más le atrae. «Este pez es cada vez más apreciado porque hay que buscarse la vida para atraparlo, no es como sentarse a esperar que te hundan una boya».

La pesca de este exigente animal se está poniendo de moda. No solo tiene cada vez más seguidores y está peleando el puesto con la popular carpa. Las marcas también se están poniendo a tono y están elaborando productos específicos para adecuarse a las características de la especie.

Para Nogales, no hay un secreto sobre la pesca, el mejor truco es salir a pescar. En este punto la elección del equipamiento adecuado es una decisión clave pero, a la vez, personal. «Hay que tener confianza en el señuelo que se elige. Pescas con lo que tienes fe», asegura el experto y agrega que en este deporte se trata de ir probando, porque de las equivocaciones también se aprende.

El tiempo que se pasa en el agua es otro factor importante. Según Nogales, mientras más contacto exista con el hábitat del pez, más se acaba entendiendo su comportamiento y la pesca resulta exitosa.

Hay dos modalidades dentro del black bass, cada una asociada a un ritmo y a un tipo de pescador. En el 'casting' se espera que los peces piquen el anzuelo, en cambio, el 'spinning' conlleva mayor dinamismo, porque se lanza el señuelo y se va moviendo la caña buscando llamar la atención de alguna presa.

Los señuelos son un auténtico mundo dentro de este deporte. Los hay de plástico, de vinilo, con feromonas y hasta con cascabeles que hacen ruido en el agua y simulan las vibraciones propias de los peces.

«El black bass es oportunista y agarra todo lo que se cree que es comida», cuenta Nogales y muestra un tipo de señuelo que tiene la forma de un ratón y otro que simula el colorido de un cangrejo.

Según relata, la industria de la pesca es muy específica y los ingenieros diseñan productos exclusivos para cada especie. Por ello, el rango de precios, que va desde los 5 hasta los 30 euros, no depende solo del color o del tamaño del señuelo sino también del país fabricante y de los detalles del instrumento.

Lo mismo ocurre con las cañas y los carretes, en los cuales un pescador puede llegar a invertir hasta 400 euros, según la precisión y el funcionamiento requeridos.

En España se está perfeccionando cada vez más este deporte y hay mayor cantidad de competiciones a nivel nacional e internacional.

Según Nogales, la disciplina está sumando a las mujeres entre sus adeptos. Muchas de ellas se acercan a este mundo tradicionalmente asociado a los hombres, porque acompañan a sus parejas o amigos. Aunque a otras las motiva la posibilidad de relajarse, despejar la mente y concentrarse exclusivamente en el contacto con lo natural.

Amplia costa de agua dulce

Extremadura es la región de España que tiene más costas de agua dulce. Concentra embalses, como el de La Serena, el más grande de España. Por eso, la mayoría de las competiciones se realizan en esta región, donde se encuentran los mejores espejos de agua para desarrollar la pesca, como el pantano de Orellana, el embalse García de Sola y Cíjara.

Según recomienda Nogales, este último es uno de los «escenarios más bonitos» para pescar porque está sumergido en un entorno natural imponente, donde se producen la mayor cantidad de capturas y difícilmente un pescador sale de allí sin haber tenido en sus manos un ejemplar. Otro punto que destaca es la necesidad de mantener cuidado el espacio de pesca. «Los pescadores de verdad no ensucian el río, los que lo contaminan son los domingueros», asegura.

Aunque las temperaturas extremas son las peores para la pesca, el calor extremeño no le quita el sabor al desafío de capturar un auténtico black bass. Nogales se entretiene en el verano en alguna de las orillas y charcas cercanas a Badajoz, mientras disfruta en su pato para pesca, remojando los pies en el agua y escapando del «agobio de la ciudad».