Hoy

López Iglesias reconoce que los vertidos pudieron dificultar la extinción del incendio de Caya

vídeo

Un hombre pasea con su perro por una zona calcinada. / C. Moreno

  • El portavoz del ayuntamiento de Badajoz ha manifestado hoy la necesidad de limpiar y vigilar el vertido ilegal de ripios en la zona afectada por el incendio

El Ayuntamiento de Badajoz intentará ver qué medidas se pueden tomar en relación a la limpieza y a la vigilancia de la zona que ha ardido en el incendio registrado el pasado miércoles junto a la frontera de Caya.

El portavoz del Ayuntamiento de Badajoz, Germán López Iglesias, ha manifestado hoy la necesidad de limpiar y vigilar el vertido ilegal de ripios en la zona afectada por el incendio, pues ha reconocido que éstos "pudieron dificultar" las labores de extinción.

Sin embargo, sí es posible que los ripios pudieran dificultar las labores de extinción, tal y como reconocieron los propios bomberos, de modo que "si lo han dicho será verdad", ha manifestado el portavoz del Consistorio pacense.

"Afortunadamente hemos tenido la gran suerte de que no ha habido ninguna lesión ni pérdida de ningún tipo a nivel humano", ha señalado López Iglesias. A su juicio, en dicho incendio ha sucedido "lo menos que ha podido pasar" en lo que a víctimas se refiere.

López Iglesias ha reconocido que la zona está "dejada", mostrando su sorpresa por la cantidad de ripios que alberga.

El portavoz municipal ha lamentado que "se abuse" del vertido ilegal de ripios aprovechándose de que se trata de una zona alejada, de mucha arboleda y de difícil acceso, ante lo que cree conveniente actuar.

Tanto el Gobierno local como el autonómico, ha dicho, siguen todavía vigilantes en relación a este incendio, aunque ya se encuentre extinguido.

En cuanto a las causas del fuego, que se originó en tierras portuguesas, aún se desconocen y autoridades lusas y españolas trabajan ahora para conocer si ha sido provocado.

El origen del fuego que ha arrasado 136 hectáreas de pastos y eucaliptos, apuntan fuentes de la Guardia Nacional Republicana (GNR) portuguesa, se situó en un área agrícola que se encuentra junto al aparcamiento de camiones de Caya. La GNR afirma que aún se están estudiando las causas que desencadenaron el incendio. Sin embargo, refieren que no hay ningún indicio que pueda llevar a los investigadores a pensar que el fuego pudo ser intencionado.

López Iglesias ha querido también felicitar a las instituciones y al personal que ha trabajado en la extinción de este incendio y no solo a los bomberos de Badajoz, sino también a la diputación, a los portugueses, a quienes han acudido de distintos pueblos, Protección Civil, Policía Local y Nacional, Guardia Civil o el Infoex.