Hoy

Una pareja arroja a su perro por la ventana durante una discusión

El veterinario Carlos Rosa Lemus atendiendo al podenco lanzado por la ventana.
El veterinario Carlos Rosa Lemus atendiendo al podenco lanzado por la ventana. / C. Moreno
  • El dueño, un joven de Badajoz de 24 años, fue detenido el mismo día por agredir a su novia

Una pareja arrojó a su perro el pasado martes por la ventana de un segundo piso en el transcurso de una discusión entre ambos. Acto seguido, bajaron a la calle a por el animal, un podenco de unos dos años. Un ciudadano que pasaba en ese momento por la calle avisó a la Policía Local, que se trasladó hasta el domicilio, en la calle Jesús Rincón Jiménez, para intentar recabar testigos de lo sucedido.

Esa misma noche, ya de madrugada, la misma pareja protagonizó una pelea en la calle, en la zona de Entrepuentes junto al Auditorio Municipal Ricardo Carapeto, que se saldó con el chico, un pacense de 24 años, detenido. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron agentes de la Policía Local, que fueron los que detuvieron la pelea. Eran las 2.40 horas de la madrugada del miércoles.

El joven ya ha pasado a disposición judicial acusado de un delito de malos tratos contra su pareja, confirmaron ayer fuentes de la Policía Nacional. La chica, por su parte, fue trasladada al Hospital Infanta Cristina para que la reconociesen, pero no necesitó ingreso. Tras pasar por el hospital se trasladó hasta la comisaría para denunciar a su agresor. El perro, que en el momento de la discusión nocturna también estaba junto a la pareja, fue retirado a sus dueños. Los propios agentes de la Policía Local avisaron a Clinivex, la clínica veterinaria que presta el servicio municipal de recogida y adiestramiento de animales. Un responsable de la clínica se trashasta el lugar donde se había producido el enfrentamiento entre la pareja y se llevó al animal, que permanece desde entonces en las dependencias de la clínica recuperándose de las heridas.

El veterinario que lo atendió de urgencia, Carlos Rosa Lemus, confirma que el animal tiene úlceras en la pata posterior izquierda y heridas en las almohadillas de las patas, que presupone que son consecuencia del impacto contra el suelo tras ser lanzado por la ventana.

Junto con los signos físicos, el podenco se muestra temeroso con las personas. «Tiene miedo, por lo que intuyo que los malos tratos hacia el animal han sido reiterados», explica el veterinario. De hecho, añade que «el perro socializa bien con el resto de animales, el problema lo tiene con las personas. Cuando nos acercamos agacha la cabeza y se pone a temblar».

Investigados

El animal no tiene chip que lo identifique y, hasta que se recupere de las heridas permanecerá en la clínica veterinaria. Mientras tanto, la Policía Nacional está investigando a la pareja, que podría ser acusada de un delito de maltrato animal.

Rosa Lemus confirmó ayer que él es partidario de que no se le devuelva el perro a sus dueños y que contribuirá a que esto sea así. En su opinión, lo mejor para el animal es ser adoptado por una familia que le preste un trato responsable.