Hoy

La Diputación ofrece parte del Hospital Provincial para la Biblioteca Regional

La Biblioteca de Extremadura está en la Alcazaba, junto a la Facultad de Comunicación. :: j. v. arnelas
La Biblioteca de Extremadura está en la Alcazaba, junto a la Facultad de Comunicación. :: j. v. arnelas
  • La institución dará mañana el primer paso para hacer la cesión al poner 4.000 metros cuadrados del edificio a disposición de la Junta

La Biblioteca Regional podrá mudarse al Hospital Provincial. Al menos, la Diputación propone parte de este edificio para acoger las joyas bibliográficas de la región. De esta manera, la institución provincial atiende una petición de la Junta de Extremadura y las instalaciones actuales, en la Alcazaba, podrán servir para la ampliación de la Facultad de Ciencias de la Comunicación y la Documentación. Se trata, además, del primer paso en firme que se da para que el Hospital Provincial acoja un servicio. No obstante, no será el único.

El Pleno que se celebre mañana aprobará una declaración de intenciones, según indican desde la Diputación, para manifestar su disposición a ceder el espacio. Se trata de 4.000 metros cuadrados en el antiguo hospital que serían ocupados por la Biblioteca regional.

El que se dé mañana es un primer paso para firmar posteriormente la cesión del uso de este suelo, que supone algo menos de la quinta parte del hospital. El convenio que se firme incluirá a otras administraciones, como la propia Universidad y el Ayuntamiento.

Es preciso recordar que a principios de este mes las administraciones anunciaron otro convenio para que la Facultad de Comunicación ocupara una pequeña parte de la Biblioteca de Extremadura.

Lo explicó el rector de la UEx, Segundo Píriz, quien dijo que la Universidad había aprobado un acuerdo a cuatro bandas por el que la Junta de Extremadura, la Diputación, el Ayuntamiento de Badajoz y la propia UEx acordaban la cesión de un espacio de la Biblioteca de Extremadura a la Universidad para que se puedan ubicar allí algunos de los 22 despachos que desaparecerán con la demolición de las plantas superiores del Cubo. Ese recinto se encuentra anejo a la Facultad, dentro de la Alcazaba.

Esa dependencia de la biblioteca regional, de unos 130 metros cuadrados de superficie, acogerá algunos despachos, pero el resto se ubicarán en otros espacios que se van a habilitar en la propia Facultad de Biblioteconomía.

Tras la firma de ese acuerdo, la Universidad de Extremadura anunció que iba a iniciar el proceso para sacar a concurso las obras de remodelación de los espacios donde irán los nuevos despachos, pero esos trabajos no podrán estar terminados a comienzos del próximo curso por lo que la UEx está buscando ubicaciones provisionales en otros edificios universitarios. Posiblemente, parte de la actividad de la Universidad se traslade el próximo curso al campus.

El derribo se acerca

La fecha del rebaje del Cubo se acerca. Las obras comenzarán el próximo 14 de junio, dentro de tres semanas. El Tribunal Superior de Justicia de Extremadura marcó ese día para que la actuación interrumpa lo menos posible el curso universitario.

Ahora se abre una nueva posibilidad, dado que la Biblioteca podría trasladarse definitivamente al Hospital Provincial, cuyo Plan Director le reserva espacio en la segunda planta. Una vez que se realice el traslado, la Facultad de Ciencias de la Comunicación podría extenderse por todo el edificio que esta ocupa en la actualidad, y no solo en una pequeña parte, como anunció el rector hace menos de un mes.

La Biblioteca abrió en la Alcazaba entre 2001 y 2002. No se trata de una biblioteca al uso, ya que está destinada a los investigadores y sus labores de coordinación la convierten en el principal centro de control bibliográfico de la región. Eso hará que sean principalmente estudiosos quienes se acerquen a esta parte del Hospital Provincial. La biblioteca recoge todos los ejemplares editados en la región. En sus instalaciones actuales cuenta con una sala pequeña que en realidad es una cámara acorazada para guardar los fondos más importantes. Entre ellos, el ejemplar del Lazarillo de Barcarrota y la Biblia Políglota.