Hoy

Nuevo escenario para la política local en Badajoz

EL pasado 24 de mayo se celebraron elecciones municipales. A estas alturas, y después de las elecciones generales, no es una novedad señalar que el escenario político que resultó para esta legislatura es bastante diferente de los anteriores. Desde 1995 el Partido Popular venía repitiendo mayoría absoluta lo que le permitía desarrollar su política sin más cortapisas que los de la situación social y económica general. Nada le condicionaba para desarrollar su programa según consideraran conveniente. En esos 20 años hubo momentos de bonanza económica y de crisis. En su larga época de mandato ha habido luces y sombras. Cada uno, según su leal saber y entender, señalará la cantidad de cada una. Pero eso no es objeto de este artículo.

El pasado año nos dejó una nueva Corporación Municipal en la que desaparece la mayoría absoluta, aumenta el número de grupos de concejales entrando en el Ayuntamiento nuevos portavoces y dos de los partidos llamados emergentes. La corporación eligió alcalde al representante del grupo mayoritario. Podrían haberse dado otras posibilidades que siendo legítimas no parecían coherentes con los antecedentes e ideario de cada grupo. Ya no tiene sentido aquello de «disponemos de la mayoría» para justificar una decisión y debe abrirse un espacio para el diálogo y el entendimiento. Al fin y al cabo, eso es algo que la sociedad demanda en términos generales. Y el sentido común, también.

Los resultados de las elecciones generales ratifican la idea de que los ciudadanos estamos cansados de ciertas poses y actitudes y demandamos otra forma de abordar el trabajo político, sobre todo en la administración local. Aun reconociendo que los resultados de las elecciones generales no se pueden extrapolar a las municipales, parece claro que el panorama electoral en la ciudad de Badajoz está cambiando.

El tiempo transcurrido ya permite hacer algunas reflexiones sobre el inicio de esta legislatura y comprobar que hay actitudes que no cambian y percibir algunas nuevas formas de encarar la política municipal.

Así, sigue percibiéndose el «y tú más» o el «no» sistemático a las propuestas del otro que son argumentos trasnochados que no convencen a nadie, salvo a los incondicionales. Esta forma de 'argumentación política' (?) era rechazada por todos los candidatos en los meses previos a las elecciones. Sin embargo, parece que una vez alcanzado el sillón, la silla o la banqueta, se olvida y se retoman los viejos tics que debieran ser enterrados.

Además de los debates en pleno o en la salida a los medios de comunicación, la prueba de lo anterior se evidencia por la negativa a diferentes proyectos que se proponen ante los cuales no se presentan alternativas o propuestas sólidas sino ideas vagas como las de «hay que formar una comisión para estudiar.» o «hay que convocar un concurso de ideas para.». Estas aportaciones no muestran más que la falta de alternativa real o el despiste hacia a los problemas que padecemos los pacenses. No digo que no se tengan, sino que no se muestran públicamente.

Y ello, a pesar de que hace un año los diferentes partidos presentaron 'excelentes' programas electorales donde se proponían actuaciones concretas, necesarias y convenientes para nuestra ciudad. Pero, visto lo visto, parece lógico pensar que estos listados eran más un intento de complacer deseos espontáneos de los ciudadanos, a los que había que pedir el voto, que propuestas surgidas de un análisis riguroso de posibilidades de desarrollo de nuestra ciudad.

Soy de los que opinan que en Badajoz no ha habido un proyecto claro sobre el desarrollo de la ciudad y que se ha ido a salto de mata y a remolque de la sociedad civil que en nuestra ciudad se muestra más dinámica de lo que las administraciones local y regional parecen reconocer. Se ha funcionado sobre propuestas que surgen (Plataforma logística, Palacio de Justicia, grandes superficies, etcétera) y que son interesantes más que sobre un Plan Estratégico Global para la ciudad donde pudieran integrarse los diferentes proyectos que puedan aparecer con el transcurrir de los años.

Y entiendo que eso es lo que la ciudad necesita y que sería la obligación de los diferentes grupos municipales que conforman la nueva corporación. Una propuesta ilusionante de desarrollo de nuestra ciudad que considere unos ejes básicos para su progreso en los diferentes ámbitos (social, industrial y de comercio, cultural, transfronterizo, etcétera) que deben permitir que Badajoz, y todo su término municipal, se convierta de una vez en el principal referente del sudoeste peninsular y timón del desarrollo regional. Un plan que requeriría de un amplio consenso social, político e institucional y que marcaría el camino de nuestra ciudad independientemente de los avatares políticos que puedan venir.

Estoy convencido que esto es una necesidad para nuestra ciudad y que es lo que los pacenses esperan de los políticos locales.